El mito del tatuaje y la donación de sangre

Desde que soy pequeño he escuchado a varias personas que condenan los tatuajes porque según sus versiones no se puede volver a donar sangre nunca más para el resto de la vida.

Es más, estoy seguro que muchos hasta el día de hoy siguen pensando que esto es así. Pero soy el encargado de contarles que este ha sido uno de los grandes mitos que giran en torno a los tatuajes. Estoy en condiciones de decirles a todos los que se van a hacer un tatuaje o que ya se hicieron uno, que la situación no es irreversible para toda la vida.

Existe un lapso en el cual si después de haberse hecho un tatuaje no se puede donar sangre. Dicho lapso es de doce meses después de consumado el dibujo en la piel. Se toma este tiempo como limite, porque luego de este período en caso de haber contraído una enfermedad, la persona evidenciaría síntomas de la misma.

Esto es muy importante que se sepa, ya que muchas veces las personas tatuadas se auto excluyen. Y es claro que los donantes de sangre siempre son muy útiles y necesarios en todo el mundo. Por eso a dejar bien en claro que el lapso es de doce meses luego de realizado el tatuaje, pasado este tiempo no hay ningún tipo de problemas para donar sangre.

 

Artículos recomendados