¿Se puede donar sangre si nos hacemos un tatuaje?

Donar sangre es un acto solidario que puede salvar la vida de una persona. En diferentes países del mundo existe el mismo rumor de que las personas con tatuajes no pueden ser donantes de sangre. Tal vez porque no conocen las normas sanitarias de los estudios de tatuajes o no están informadas de los requisitos médicos para ser donante.

Para responder a la pregunta ¿se puede donar sangre si nos hacemos un tatuaje?, veremos qué dice la Cruz Roja.

La Cruz Roja publica en su sitio web indicaciones muy claras. Recomienda esperar 12 meses desde la fecha en que nos tatuamos para descartar toda posibilidad de haber contraído la enfermedad de Hepatitis. Es decir que para esta institución, el tener un tatuaje no es un impedimento para donar sangre.

Las razones de la Cruz Roja son entendibles. Hacerse un tatuaje puede suponer el riesgo de contraer HepatitisVIH, u otras infecciones sanguíneas, de las que podemos ser portadores sin saberlo. Claro está, la posibilidad de contagio tiene relación estrecha con las normas de sanidad del lugar donde nos hicimos el tatuaje.

Afortunadamente, cada vez son más los estudios de tatuajes que siguen estrictamente normas de higiene en cuanto al uso de materiales y el área de trabajo. Sin embargo, no todas las personas están informadas sobre esto y sacan sus propias conclusiones. No es por justificarlas, pero se ha hablado tanto de no compartir agujas, no tocar sangre y otras cosas para evitar el contagio de enfermedades, que asocian a las agujas y las casas de tatttoo como un foco de infección.

¿Qué debes hacer si tienes un tatuaje y quieres donar sangre? Llama por teléfono o ve personalmente a la institución médica donde se realiza la extracción de sangre y diles tu situación. La información de primera mano es las más confiable y exacta. No dejes de ir a donar sangre por lo que conocidos o familiares creen saber.

Ahora bien, ¿qué debes hacer si por el solo hecho de verte tatuado no te admiten? Vuelve otro día con los resultados de tus estudios de VIH, Hepatitis u otra enfermedad, para certificar que no estás enfermo.

Recuerda: no debes permitir que la desinformación de los demás -en ningún ámbito de tu vida- sea un impedimento para tus buenas acciones. 

 

Artículos recomendados