Picazón y alergia en los tatuajes

Aclaremos ante todo que la picazón en los tatuajes es algo normal. No te extrañes si luego de tatuarte la zona tatuada te pica. Pero tengamos en cuenta por qué es que esto ocurre. En CuerpoYArte te traemos consejos para tratar y aliviar esta molestia.

Muchas veces, sobre todo en las épocas más cálidas del año, son comundes las picazones y reacciones alérgicas en los tatuajes. Quienes sufren este problema dicen que es una picazón discontínua que aparece de vez en cuando y no es algo consistente, pero que cuando aparece es muy molesto.

Por lo general lo primero que uno piensa cuando tiene picazón es que son reacciones alérgicas a la tinta, pero lo más probable es que la picazón no sea a causa de una alergia. Si bien es cierto que las alergias pueden suceder (sobre todo con las tintas rojas y amarillas, o colores que contengan estas tintas), estas pueden aparecer una semana luego de tatuarnos o incluso un año después de hacernos el tatuaje.

Nos damos cuenta que la picazón se debe a una alergia justamente porque nos pica en ciertos colores, además de que la irritación en la piel es constante, y no ocasional.

El clima es el principal motivo de las picazones cuando se trata de molestias ocasionales pero consistentes. Cuando la temperatura y la humedad suben (por ejemplo en verano), el tatuaje puede hincharse ligeramente, y esto causa que la piel se estire un poco, lo que provoca la picazón.

Los cambios en nuestro cuerpo pueden también causar estas reacciones. La alta presión en la sangre, un aumento en la adrenalina, e incluso un cambio en nuestra temperatura corporal, puede afectarnos. Hay condiciones de la piel que probablemente no conozcamos de nosotros mismos que también inciden en esto (como tener piel seca, o fina, o incluso un eczema). En este último caso conviene visitar un dermatólogo.

Visto los motivos expuestos, solo piensa en lo que has hecho últimamente y seguro hallarás la conexión y el motivo de la picazón.

Si un tatuaje ha sanado bien, no hay por qué preocuparse si nos rascamos, aunque siempre es mejor evitarlo. Se puede soportar la comezón con cremas, hielo o agua fría, lo que nos aliviará y evitará que nos rasquemos.

En casos muy serios se prescriben medicamentos, cremas e incluso se llega a remover el tatuaje.

El mayor problema es aguantarse.

Vía | tattoo.about

 

Artículos recomendados