Aprovechar tus cicatrices para hacerte un tatuaje


Un defecto puede transformarse en una idea creativa y original

Mi abuela siempre decía: "no hay mal que por bien no venga". Bastante positiva era mi abuela, aprovechaba todo lo malo para sacarle provecho: si se le pudría la fruta en la heladera, hacía un compostero y plantaba nuevas frutas, si tenía un accidente, agradecía que no se había muerto. Cuando murió, sus nietos cobraron una buena herencia.

Precisamente de eso se trata el consejo de hoy: si tienes una cicatriz, una mancha de nacimiento, o alguna marca que te incomode de tu cuerpo, puedes resolverla de la forma más creativa. Hacerte un tatuaje alrededor, aprovechar la forma de la cicatriz para hacer un diseño original o simplemente cubrir la mancha con un dibujo arriba, pueden ser ideas muy interesantes... y una buena excusa para tatuarte.

Creo que lo más inteligente es aprovechar la forma que tenga la cicatriz/mancha para crear algo nuevo, además de que será algo exclusivamente tuyo. Seguro que nadie tendrá un tatuaje igual. Eso sí: la cicatriz debe tener al menos un año antes de poder ser tatuada, ya que antes puede ser peligroso (además que puede cambiar el color). A continuación te mostramos unos originales ejemplos de como sepuede resolver una cicatriz con un tatuaje.


Una mancha de nacimiento puede convertirse en una diabólica mariposa

La cicatriz puede transformarse en algo bueno. Esto no quiere decir que haya que hacerlo: yo por ejemplo tengo cicatrices que no me gustaría borrar, sino homenajear. Prefiero en este caso hacer un diseño que la resalte, y no que la oculte.

Es más: quienes se lo han hecho dicen que duele menos tatuarse sobre una cicatriz, ya que las cicatrices tienden a perder sensibilidad.

Pero eso depende de cada uno.

¡No hay mal que por bien no venga!

 

Artículos recomendados