Tatuarse con tinta de lapicera

¿A quién no se le ha ocurrido alguna vez? Cuando yo estaba en la escuela siempre jugaba con mis lapiceras a tatuarme los brazos, y siempre pensé que si tomaba un alfiler y lo mojaba en la tinta de la lapicera podría hacerme un tatuaje casero. Pero en ese entonces era pequeño.

Hoy me doy cuenta que, además de estúpida, esa idea es sumamente peligrosa. Primero que nada, por la cantidad de porquerías infecciosas que contienen ambas cosas (alfiler y tinta de lapicera) y segundo, porque la tinta de las lapiceras no tiene la consistencia necesaria como para mantenerse bajo la piel como un tatuaje.

La tinta de las lapiceras es muy tóxica para estar debajo de la piel, ya que es química (la tinta para tatuajes está pasterizada y es a base de carbón, que es orgánico). Esto significa que incluso te puedes envenenar.

pen_ink-nib.jpg

Un tatuaje de lapicera no durará mucho tiempo, además de los riesgos que contrae. No seas ridículo y hazte el tatuaje de la forma en que se debe hacer, con un profesional que sepa lo que hace y utilice los materiales debidos.

Vía | allexperts

 

Artículos recomendados