Los piercings en el cartílago de la oreja

El piercing clásico de la oreja es el del lóbulo, el más popular y al que más habituados estamos todos. Es el que generalmente se le hace a las niñas cuando tienen apenas unos pocos meses de vida e incluso apenas unos días después de nacer, entre otras cosas, porque es el menos doloroso. No obstante, haciendo un breve repaso, hoy veremos otra clase perforaciones que no son tan comunes: el piercing en el cartílago de la oreja.

Perforaciones en el cartílago

El cartílago es la zona dura (por así decirlo) de nuestras orejas (aclaremos que no es la única zona cartilaginosa, sino que las hay muchas en nuestro cuerpo). Se caracteriza por su textura más rígida y su consistencia de carácter denso, también lo podemos encontrar en la zona de las costillas, en la nariz, en las orejas, en la garganta e incluso en nuestra espina dorsal.

Hay tres tipos de cartílago: hialino, elástico y fibroso. Nuestras orejas son atravesadas a la altura del cartílago elástico (la nariz es de cartílago hialino, que es más duro). Como no tiene muchos nervios a su alrededor, es un piercing que no duele mucho, aunque cuesta mucho hacer la perforación, pues la superficie es bastante dura.

El piercing en el cartílago es una opción muy interesante que realmente queda bien si se sabe cuántos poner (menos es más, dicen). Solo es cuestión de probar. Por si acaso estás pensando en hacerte un piercing en el cartílago, te invito a que, después del salto, disfrutes de una pequeña galería que quizá te resulte útil.

Fotos de piercings en el cartílago de las orejas

Muy bien, sin mucho más que añadir, ahora pasemos a lo que más te gusta: las imágenes. Échale un vistazo a esta pequeña pero interesante galería de fotos de piercings en el cartílago de las orejas que he preparado para ti. Como siempre te lo digo, recuerda: ¡no olvides ampliar las imágenes en miniatura para disfrutar bien de las fotografías!

          

Eso es todo por esta vez, una opción fresca e interesante, ¿no te parece? ¿Te animarías a perforarte el cartílago o no? ¿Acaso ya lo has hecho? Pues ¿qué esperas para compartir tus piercings con nosotros? Recuerda que puedes hacerlo escribiéndonos a nuestro correo de envíos, contándonos qué representan para tí, cómo fue la perforación y haciéndonos llegar algunas imágenes. ¡Anímate, comparte tu arte corporal con la comunidad! 

 

Artículos recomendados