¿De qué está hecha la tinta para tatuajes?

No hay duda alguna de que la tinta es un aspecto más que fundamental en los tatuajes. Lógicamente, es la materia prima del tatuaje (no debería ni aclararlo) y su calidad determinará no solamente que el tatuaje quede bien, sino que también nos evitará problemas a futuro. Por estas razones, hoy voy a hablarte sobre la tinta para tatuajes y sus componentes en general.

Sobre la tinta para tatuajes

Es un hecho que distintas tintas harán que un mismo tatuaje se vea completamente diferente, ya sea opaco, brillante, nítido o borroso, pero también puede afectar a nuestro cuerpo de distintas formas. Dependiendo de la tinta del tatuaje, una persona puede tener (o no) reacciones alérgicas, picazón, molestias y hasta inconvenientes del organismo.

La gran mayoría de las tintas están hechas a base de pigmentos derivados de metales, lo que los hace propensos a causar reacciones cutáneas. A su vez, cada color está formado por distintos compuestos. Por esto a continuación voy a dejarte una breve lista con algunos de los ingredientes de cada tinta de tatuajes.

Composición de las tintas para tatuajes según su tipo

Tinta roja:

Este es el color que más reacciones alérgicas provoca, ya que está hecho a base de mercurio. La tinta es conocida como sulfuro de mercurio, cinabrio, bermellón o rojo cinabrio y las reacciones generalmente aparecen luego de años realizado el tatuaje. Una buena alternativa es la tinta carmín, que está hecha a base de corazas de insectos.

Tinta negra:

Está hecha básicamente con carbón y es extraño que provoque reacciones alérgicas. No tiene derivados de metales (salvo algunas excepciones), aunque a veces puede contener fenol, que puede causar reacciones en algunas personas.

Tinta amarilla:

La sustancia que puede generar reacciones en la tinta amarilla es el cadmio y el sulfito de cadmio. Estos son los componentes que caracterizan a la tinta amarilla.

Tinta azul:

La tinta para tatuajes de color azul está hecha a base de sales de cobalto. Este compuesto puede causar reacciones hipersensibles que pueden causar granulomas.

Tinta verde:

Esta contiene cromo, que causa reacciones eczematosas importantes. Las variantes de verde pueden causar picazón en distintos niveles.

Tinta púrpura y violeta:

Ambas son derivadas del magnesio y pueden provocar granulomas en el tatuaje. Aún así, no es algo común.

Tinta marrón:

De por sí, la tinta color marrón se utiliza muy, pero muy poco. La misma está formada por pigmentos de rojo Veneciano (hecho de óxido férrico o sales de cadmio) que puede tener reacciones por la luz.

Tinta blanca:

Los tatuajes de tinta blanca están hechos con titanio u óxido de zinc. Estas sustancias son potencialmente alérgicas.

Los otros colores menos normales (como turquesa, rosa o coral) tienen mucho potencial de causar alergias, dependiendo de los compuestos que conformen cada tinta. Lógicamente, cada persona es diferente y no todos reaccionamos igual ante las distintas sustancias, por lo que conviene consultar primero si uno es alérgico.

Aclaremos que también hay tintas sin pigmentos derivados del metal, así que si eres propenso a las reacciones alérgicas, conviene utilizar estas tintas especiales (aunque sean un poco más caras, te evitarás muchos problemas). De todas formas, todo tatuador profesional está perfectamente al tanto de todo lo que te acabo de mostrar, por supuesto.

Interesante, ¿no? ¿Tienes alguna otra duda acerca de las tintas para tatuajes y su composición

 

Artículos recomendados