Tatuajes de gárgolas

Desde pequeño me llamaron la atención esos seres imaginarios, representados generalmente en piedra y con un cierto aire grotesco, conocidos como gárgolas.

Parece que su nombre deriva del francés gargouille, que es producir un ruido semejante al de un líquido en un tubo, y éste del latín gargărīzo, que a su vez deriva del griego γαργαρίζω que es hacer gárgaras.

En honor a estos monstruos confeccioné una galería de tatuajes de ellos.

  

Su origen es la imaginación de los artistas medievales que se inspiraban en mitos aun más antiguos. Por algo las primeras gárgolas fueron bautizadas con el nombre de grifos.

Sin embargo, la iconografía gargólica plasmaba también otros seres fabulosos que podían tomar la forma de animales, seres humanos o una mezcla de ambos. Claro, siempre representados de manera más o menos monstruosa.

  

Se construían gárgolas porque al parecer estas cumplían tres funciones: desaguar los tejados, decorar dichos desagües y ahuyentar a brujas, demonios y otros espíritus del mal.

Seguramente esa última función sea la más importante a la hora de decidir tatuarse una gárgola.

Vía | Tattoo22

Más información en: Gárgolas

 

Artículos recomendados