Tatuajes en la oreja, genial alternativa

Generalmente destinamos nuestras orejas para el mismo tipo de arte corporal y nos quedamos ahi. Rara vez se sale de los piercings o alguna expansión de lóbulo. Pero nuestras orejas son un espacio ideal para otras cosas. Por ejemplo, tatuajes.

Nuevamente hay que admitirlo: todo nuestro cuerpo puede ser tatuado. Incluso la oreja, con su forma extraña, sus curvas y contornos y la dureza de su cartílago. Es más, esa forma particular de la oreja se puede utilizar en nuestro favor, dando un efecto tridimensional a los diseños de tatuajes.

Vía | tattooblog

 

Artículos recomendados