Historia del Body Piercing (parte II): El piercing en la nariz

Hace poco tiempo vimos el origen del piercing en las distintas culturas del mundo y ahora le toca el turno a hablar de la historia de cada piercing individualmente. Hoy es turno de conocer un poco más a fondo el surgimiento del piercing en la nariz... en las aletas de la nariz, para ser exactos.

El piercing en la nariz es uno de los más atractivos, acentuando los rasgos de tu rostro. Es la zona más notoria de la cara, de eso no hay dudas. El primer registro de un piercing colocado en la nariz data de hace más de 4.000 años, en medio oriente. Se menciona en el Génesis de la Biblia (24:22), cuando Abraham le regala un arete de oro ("Shanf" en hebreo, que se traduce como "anillo de nariz") a la futura esposa de su hijo.

Pero también aparecen registros de este piercing en otras culturas: los Bereberes en África y los Beduinos en medio oriente los siguen usando hoy en día. En el caso de los beduinos este piercing indica la riqueza de la familia, entregado por el esposo a su pareja.

En la India este piercing fue importado por los emperadores Mogoles desde oriente medio alrededor del siglo XVI. Para los hindúes este piercing es generalmente usado en la fosa nasal izquierda (lugar asociado con la Ayurveda, y que supuestamente ayuda a hacer más fácil el parto), y a veces está unido a un piercing en el lóbulo de la oreja izquierda por una cadena. A veces ambas aletas de la nariz están perforadas.

En la cultura occidental el piercing nasal apareció por primera vez entre los hippies que viajaron a la India a finales de los años 60 (del siglo XX, claro) y luego fue adoptado por el movimiento punk de inglaterra en los años 70, como símbolo de rebelión en contra de los valores conservadores.

Hoy en día es totalmente normal ver piercings en la nariz, pero hay que entender que hace un tiempo era algo más difícil de llevar por todas las presiones sociales que esto tenía. Pero como vemos, el camino que recorrió este piercing ha sido largo y complejo, viajando por miles de kilómetros durante miles de años.

 

Artículos recomendados