Consejos para tatuarse el pie

Hacerse un tatuaje en los pies es todo un dilema. Quedan geniales, especialmente para el verano, pero los cuidados después de realizado son mucho más complicados que en otros sitios e incluso hay quienes suelen argumentar que se trata de un sitio considerablemente dolorosos. ¿Por qué todo esto? Pues porque no es un sitio estándar: el pie se utiliza mucho, ya que (a menos que seamos unos sedentarios totales) con nuestros pies nos trasladamos, ellos sostienen todo el peso de nuestro cuerpo y están sometidos a una gran presión, la mayor parte del día.

Ahora bien, cuando nos tatuamos en los pies debemos saber que por un par de días los paseos a la luz de la luna no serán nada románticos, sino más bien dolorosos y molestos (ni hablar de pasear durante el día). Traspasar esa barrera de molestia e incomodidad hará realmente la diferencia y para esto, debemos tomar los cuidados adecuados. Si bien ya te estuvimos brindando varios consejos estándares para tatuarte, nunca es suficiente y no hay que dejarlos de lado, hoy voy a enseñarte algunos consejos más, especialmente pensados para los tatuajes en los pies. Comencemos con el recorrido y disfrutemos también de una excelente galería de fotos de tatuajes en los pies que te enloqueceran.

Uno a la vez

Primero que nada, los pies son una zona bastante sensible para tatuarse. Ese dolor y la hinchazón que se deriva de un tatuaje en los pies, no nos permitirá soportar más de un tatuaje en esta zona. Tatuarse ambos pies a la vez no es buena idea (a menos que quieras caminar como pisando huevos por unos días). Sólo tatúa ambo pies a la vez si los diseños son pequeñitos, o sea, procura dejar un pie libre para poder caminar lo más cómodo que puedas. Esto también ayudará con la curación.

Agenda y calzado

Limpia tu agenda de tareas el día que te tatúes. No agendes nada, no programes ningún plan para después, no pienses hacer ninguna reunión ni nada que exija concentración: simplemente relájate y goza de un día libre. Procura ademaś llevar un calzado holgado: sandalias, zapatos sueltos, ojotas, o cualquier calzado que sea flojo y permita correr libremente el aire. Olvida cualquier calzado que pueda apretar o cubrir la zona.

Asigna a un "conductor designado"

Debes ir acompañado por otra persona. Sobre todo si piensas ir manejando, pues ni se te ocurra manejar de regreso a casa luego de tatuarte. Usar los pedales puede ser una gran complicación luego de tatuarse, el pie estará sensible, va a arder durante un rato y te dificultará el movimiento.

Mantén los pies elevados

Cuando llegues a tu casa, mantén los pies en alto, apoyados hacia arriba tan alto como te sea posible. Así la hinchazón no será tan intensa. Si es posible tomar ibuprofeno, hazlo. Ayuda también un poco de hielo para aplicar sobre el pie.

Cuidado con trabajar

Si luego de tatuarte tienes que ir al trabajo (cosa que si puedes evitar es mejor), debes tomar precauciones: no conviene sentarse en un escritorio con los pies hacia abajo (se te hincharán los pies como si fueses un payaso), intenta mantenerlos lo más alto posible. Si tu trabajo implica caminar mucho, intenta hacer alguna pausa de vez en cuando, ya que si el tatuaje roza mucho con tu zapato, se puede afectar la tinta o puedes perjudicar la curación.

Bebe mucho líquido

Eso sí: no bebas alcohol. Bebe mucha, pero mucha agua. Esto ayuda a reducir un posible edema (moretón). También reduce la ingesta de sodio y te mantiene en mejor estado para enfrentar la sanación.

Termina el día con el pie en alto

Si por causas de trabajo u otros motivos no pudiste mantener el pie arriba, hazlo al menos por dos horas al regresar a casa, con un poco de hielo. Nuevamente, mantenlo lo más alto posible.

Prepárate para altibajos

Los picos de momentos de bienestar se intercalarán con picos de dolor. Es normal que de un momento a otro te sientas mejor y de repente te venga un "ataque" de dolor. Así que no te confíes: que se haya ido el dolor por un momento no significa que ya hayas sanado. Ten paciencia.

Mantente alerta a ciertos problemas

Debes estar pendiente de ciertos signos que pueden marcar un problema: vigila siempre que la hinchazón no sea muy grande, que la temperatura de la piel no sea muy caliente, que no esté muy roja y que no duela mucho, ya que son indicadores de una posible infección. Una infección en el pie puede ser gravísima e incluso terminar en una tragedia.

Intenta que tu corazón bombee

Intenta hacer un poco de ejercicio moderado. Los ejercicios aeróbicos hacen que tu corazón bombee más, lo que hace que tu sangre circule más, fluya más oxígeno y por lo tanto se acelere la curación del tatuaje. Recostarse boca arriba y mover un poco las piernas puede ayudar. También otros ejercicios simples que no requieran el uso de los pies, claro.

Bueno, espero que estos consejos para tatuarse el pie te sean de gran ayuda. ¿Qué te parecieron? ¿Te has tatuado los pies? ¿Qué consejo puedes agregar desde tu experiencia?

Siguenos en Facebook

Artículos recomendados