Tatuajes egipcios

La cultura egipcia encierra muchas incógnitas. La historia del Antiguo Egipto se remonta 3.000 años atrás, época en que los hombres se comunicaban por jeroglíficos, el poder estaba bajo el mando de los faraones, las momias era la forma común de preservar el cuerpo después de muerto, la construcción de pirámides era algo normal y los gatos eran considerados sagrados. Mucho a quedado de esos tiempos remotos: esfinges, pinturas, esculturas y muchas creencias mitológicas.

Es por todo este misticismo que reúne lo egipcio que son recurrentes los tatuajes egipcios. Muchas personas llevan tatuado en su piel algún diseño que represente algún símbolo de la cultura egipcia. Hoy me centraré en aquellos tatuajes egipcios en los que figura el Ojo de Horus, considerado un amuleto mágico. Conoceremos su significado, simbolismo y veremos diversos diseños de personas que lo llevan sobre su piel.

El Ojo de Horus, tiene su tradición en el Antiguo Egipto y significa “el que está completo”. Fue y aún sigue siendo considerado un símbolo de características mágicas, utilizado para asegurar protección, sanación y purificación. Es por esto que muchas personas deciden tatuárselo, creyendo que gracias a él estarán protegidos.

Averiguando un poco más acerca de la mitología que rodea a este amuleto, es que sabemos que Horus era hijo de Osiris y hermano de Seth. Luego de que Seth asesinara a su propio padre, Horus quiso vengarse y para ello se enfrentó en combate con su propio hermano. En las diversas luchas de Horus con Seth, fue que perdió su ojo izquierdo. El dios Thot se apiadó de él y le restituyó el ojo con uno que estaba dotado de cualidades mágicas. Fue con él que Horus finalmente pudo devolverle la vida a su padre. A partir de esta leyenda mitológica, el ojo de Horus pasó a considerarse un amuleto mágico o talismán que ganó gran popularidad en el Antiguo Egipto. De aquí que se lo asocie con la salud, la prosperidad y la capacidad de renacer.

Es por esto que muchas personas, como es el caso que conocimos del tatuaje enviado por Julio César Esquivel, llevan consigo el Ojo de Horus buscando protección y buena suerte. Éste es uno de los diversos tatuajes egipcios que se pueden encontrar en la piel de tantísimos.

 

Artículos recomendados