Tatuajes con la huella del pie del recién nacido

Ser papás es un acontecimiento único que cambia la vida de la persona. Aquellos que ya han pasado por esa etapa, sabrán de qué hablo. Traer vida al mundo es un acto de valentía y así como conlleva muchas responsabilidades también genera miles de satisfacciones. Este hecho simboliza una marca en la vida tanto de la madre como del padre, razón por la cual muchos optan por ser más radicales aún y llevar esa marca a su piel.

Un original tatuaje que se hacen todos los padres y madres primerizas es la marca de las huellas de sus hijos en alguna parte de su cuerpo. Hay muchas maneras de diseñar la pisada del bebé y transformarla en tatuaje. Muchas veces se prefiere usar la huella real del bebé.

Para ello primero se debe pintar con pintura para piel la planta del pie de la criatura y de aquí se toma la muestra. En ella el tatuador y artista se basará para copiar el mismo contorno, líneas y rasgos a la piel del padre. En muchos casos se elije tatuar también el nombre del pequeño al lado de la huella.

Algunos elijen una sola huella, otros prefieren la de los dos piececitos. Incluso hay personas que en lugar de la huella de los pies prefiere tatuarse la huella de las manitos del bebé. La intención y la técnica es la misma. Debe quedar en claro que en ningún momento esto puede perjudicar a la criatura.

Sin lugar a dudas este tatuaje es un gran homenaje al acto de ser padres y la marca quedará para siempre en su piel, aún cuando los pies de los hijos ya sean más grandes que los de su padre.

 

Artículos recomendados