Tipos de piercing facial

Los piercings faciales o perforaciones en la cara, son un tipo de modificación corporal de las más frecuentes. Dentro de esta categoría encontramos diferentes clases de perforaciones, diferentes ubicaciones, cuidados, nombres y consideraciones. Hoy voy a proponerte un breve recorrido para conocer algunos de los diferentes tipos de piercing facial que existen. Comencemos.

Piercing anti-ceja

Comencemos con el piercing anti-ceja. Se trata de una perforación que usualmente se realiza con una barra de superficie encima del hueso del cachete o debajo de la ceja y que puede ser horizontal o vertical. En ocasiones, a este piercing también le llaman “lágrimas”, aunque es más común encontrarlo como anti-ceja.

Piercing puente

Este se ubica en el puente de la nariz, de ahí viene su nombre. Para entenderlo mejor, se coloca entre ambos ojos. También hay quienes lo llaman "Erl" porque según cuentan, el primer hombre que se lo hizo se llamaba Erl Van Aken. Este piercing tiene sus riesgos: puede ser rechazado muchas veces y al quitarlo también podría quedar una cicatriz desagradable que, por semejante ubicación, resulta muy visible.

Piercing del cachete

El piercing del cachete o piercing de las mejillas es más invasivo que los dos que veníamos viendo con anterioridad. Este penetra la mejilla por completo, llega hasta la cavidad oral y casi siempre se hace de manera simétrica, en ambos lados de la cara. Algunas personas se lo hacen para crear hoyuelos que no tienen naturalmente. El problema con este piercing es que, por la ubicación, puede escaparse un poco de líquido durante la ingesta de alguna que otra comida o bebida. Además, a veces puede generarse un olor desagradable, siendo sumamente importante la higiene.

Piercing en la ceja

El piercing en la ceja es el más popular de los piercings en la cara, es uno de los más fáciles de hacer y también de esconder, por ejemplo con el cabello, si es que así se desea. Su nombre lo dice todo, está ubicado en la ceja y puede estar dispuesto en forma transversal a la misma o en forma paralela, habitualmente ubicándose en la parte final de las cejas. Su popularidad se debe a varias razones, entre ellas el hecho de que el lugar hace que la perforación sea casi indolora, es un piercing que generalmente cicatriza rápido y aunque se tenga un año con él, se cierra en poco tiempo y sin dejar ninguna marca considerablemente desagradable.

Piercing labret

El labret se llama así porque está ubicado en el labrum, que es el espacio entre la barbilla y el labio inferior. Los Aztecas y los Mayas que tenían este tipo de piercing eran hombres de altas castas. La localización siempre es esa, pero puede estar en el centro, de un lado, puede ser una joya recta o bien una argolla. Depende del gusto de quien se lo haga.

Piercing medusa

El piercing Medusa es casi igual al labret, solo que se ubica entre la nariz y el labio superior. Además, la joya que se usa tiene forma de barra. El lugar donde se ubica esta perforación puede causar problemas en la mucosa, por lo cual este piercing no puede hacerlo alguien que no sea un profesional en la cuestión, bajo ningún concepto.

Piercing Monroe

El piercing Monroe se parece al piercing Medusa, solo que en lugar de estar ubicado en el centro, se usa del lado derecho o izquierdo. Se llama así porque fue pensado en honor al lunar de Marilyn Monroe, considerado un fuerte símbolo de la sexualidad. Por esto también se le llama "Madonna" o "Crawford". Este piercing se hizo popular en los años noventa y también es menos doloroso que muchos de los que ya hemos visto hoy, no obstante, se debe hacer con máximos cuidados pues existen muchos nervios en la zona.

Piercing nasal

El piercing en la nariz también es de los más populares. Existen varios tipos de joyas para usar allí. Pueden ser argollas o solo un puntito en la nariz. Se hace casi siempre de un lado en el cartílago de la nariz. Existe otro un poco más intenso: el septum, donde se perfora en el medio de la nariz, pero este es mucho menos popular.

Piercing en la lengua

El piercing de la lengua, obviamente dentro de la boca, tiene un proceso de curación y ciertos cuidados un tanto complejos. Es un piercing directamente relacionado con el sexo, de hecho, está pensado par el sexo oral.

Piercing del frenillo

El del frenillo, también en lengua es de los más peligrosos pues si algo sale mal, se puede tocar un nervio y perder movilidad en la lengua. Es de los menos populares y sin duda de los más personales que pueden realizarse en la zona del rostro.

Bien, ¿qué te pareció el recorrido? ¿Tienes alguno de estos piercings? ¿Cuál? 

Síguenos en Facebook

Artículos recomendados