Tipos de piercings


Aunque a veces pareciera que los piercings son una nueva tendencia entre los adolescentes, la verdad es que han existido durante décadas en muchos países, con sus gran variedad de tipos y formas. En Egipto pensaban que los piercings corporales era un símbolo de riqueza y de personas de la realeza. En tribu de África lo practican como una expresión de sus creencias religiosas.

Aunque en el occidente veamos estos adornos como un acto de rebelión, y algunos como una forma de arte, me parece que con el tiempo se han vuelto más populares y muchos están dispuestos a usarlos.

Casi cualquier parte del cuerpo puede ser perforada con un piercing, pero no siempre puede ser algo que sea bueno para la salud. Hay muchas variedades hoy en día que se usan pero básicamente existen cuatro tipos de piercings y luego del salto los enumeraremos.

  • Piercing en las orejas. Este es uno de los más comunes y más antiguos. Lo que lo hace tan común es el hecho de que no es tabú que una mujer tenga un zarcillo en el lóbulo de su oreja y de un tiempo para acá, hasta los hombres han podido hacerlo. Por supuesto, es algo fácil de esconder con el cabello, que muchas veces se hace con una pistola especial o incluso nosotros mismos, de la manera adecuado. Las orejas se pueden perforar en prácticamente cualquier parte y son puro cartílago, así que se debe tener cuidado con la cicatrización.

  • Piercings faciales. Ya hemos hablado de los tipos de piercings faciales en el blog, que cada vez se ponen más de moda, especialmente por jóvenes que consideran que pertenecen a algún movimiento de rock, como los que siguen el punk, emo o metal. Para otros también es una forma de adornarse, así no sean catalogados como "rockeros". La mayoría de los piercings en esta zona son poco dolorosos y suelen curarse en poco tiempo por el gran flujo de sangre que hay en el rostro.

  • Piercing en los genitales. Obviamente, como su nombre lo dice, está ubicado en estas áreas muy escondidas y privadas de nuestro cuerpo y casi nunca son mostradas en público. Muchas veces la gente se los hace para llamar la atención a esta zona tan importante para la vida sexual y para también hacerla mejor, según lo que dicen algunos.
  • Piercings de superficie. Estas perforaciones se hacen en zonas que no son cóncavas, ni convexas y no se hace totalmente a través, de un lado a otro. En pocas palabras: se hacen en lugares que son planos. Algunos ejemplos de este son en el cuello, en un dedo, en la clavícula. Hay otros más extremos, como por ejemplo los que forman un corsé entero.

 

Artículos recomendados