Cuidados de piercings en el ombligo

Cuando ya decides que quieres llevar un piercing en el ombligo, lo primero que debes saber es que llevará una serie de cuidados que serán fundamentales para una buena cicatrización de la herida que obtendrás al perforarte esa zona.

Lo principal es que no se infecte el piercing y mantener un buen cuidado con los materiales que usan para la perforación del ombligo. Trata de verificar que sean descartables y que estén bien higienizados para evitar posibles infecciones.

Primero es fundamental que siempre te laves las manos a la hora de limpiar tu piercing, así evitaras alguna que otra infección. El  piercing necesitará, al menos en las primeras etapas de cicatrización, de tres a cuatro lavadas por día.

Con un algodón o hisopo, lo que haras es  pasarle por las 2 aberturas del mismo piercing del ombligo yodo o algún otro antiséptico. Antes de esto siempre debes lavar con agua y jabón neutro la herida ya que evitará la formación de costras alrededor del mismo piercing.

Otro de los cuidados es sin lugar a dudas no usar ropa muy holgada, ya que hasta que no te acostumbres al piercing debes cuidarlo y que no se enganche en la ropa, y así no generarás un dolor innecesario. Recuerda que cuando te bañes debes secar con sumo cuidado toda la parte del ombligo sin mover de golpe mucho el piercing.

No te olvides de ir siempre a un experto en la colocación de piercing. Ten en cuenta que su mala colocación puede generar malas cicatrizaciones o heridas que te harán pasar un mal rato. Así que a seguir estos consejos y lucir un hermoso piercing en el ombligo.

 

Artículos recomendados