Consejos para tatuar

A continuación compartiré con ustedes algunos consejos para tatuar, básicos pero indispensables para cualquier buen tatuador.

Primero que nada, es importante que etiendas que un tatuador es un artista. Más allá de tu habilidad para manejar el intrumento de trabajo, es importante que desarrolles tus habilidades como artista. ¿Cómo? Tomar clases de pintura y dibujo ayuda muchísimo, sobre todo si quien las dicta es un auténtico tatuador. Esto no sólo te ayudará a entrenarte en el arte de tatuar, también te irá contactando con gente que en un futuró podría ayudarte a conseguir empleo.

Siguiendo con la idea de que es importante instruirse, te aconsejo que compres libros de tatuajes. Observa, toma nota, presta atención a cada detalle: colores, ubicación de los tatuajes, posturas para tatuar con comodidad, lee los testimonios. Los libros y revistas de tatuajes suelen traer todo tipo de información sobre el tema, no sólo fotografías.

En lo que respecta al momento específico en el que se realiza el tattoo, hay algunos consejos para tatuar básicos que siempre debes tener en cuenta: por empezar, la higiene es fundamental, tanto la de los instrumentos como la del lugar físico en el que te desempeñas. Además, debes mantener cierta disciplina durante el proceso, ya que como es sabido la sangre, el sudor y la tinta corren por el tatuaje a medida que tú avanzas con el trabajo. Por eso no sólo debes pensar estratégicamente cómo encarar el tatuaje de acuerdo a la zona que ocupa, también es importante que estés preparado: los pañuelos descartables son idispensables para despejar el área continuamente.

Como tatuador es imprescindible que sepas aconsejar a tus clientes. Si bien la experiencia te irá dando el conocimiento y la seguridad para darles los mejores consejos, debes tener la precaución de analizar cada idea que traigan tus clientes, para poder decirles si es conveniente hacerle modificaciones al diseño, colocarlo en otra zona o directamente descartarlo.

Por último, y no menos importante, protégete a ti mismo. Durante el proceso, emplea guantes y anteojos. También es importante que te protejas legalmente. Para eso procura que todos tus clientes firmen un contrato en el que declaren estar de acuerdo con que tú les hagas un tattoo. Antes de concretarlo, no olvides pedirles alguna credencial en la que figure su nombre y demás datos personales.  

 

Artículos recomendados