Los tatuajes y las alergias

Suele haber una idea generalizada y errónea de que algunas personas son alérgicas a los tatuajes y por ello están imposibilitados para hacerse alguno. Esta creencia constituye un gran error, primero que nada, porque la alergia suele no ser a los tatuajes en sí, sino a determinadas sustancias que están relacionadas con su elaboración y que pueden tener diversos orígenes que no necesariamente están ligados a la aplicación de tinta en la piel.

A pesar de que hoy en día las tintas son en su mayoría totalmente hipoalergénicas, y si somos supuestamente alérgicos tenemos la posibilidad de tatuarnos al igual que cualquiera, existen otro tipo de alergias que se relacionan a los tatuajes que es bueno tener en cuenta para estar alertas en caso de que seamos alérgicos y tengamos dudas.

  • Alergia al látex

La alergia más recurrente en torno a los tatuajes es la que algunos individuos tienen al látex del que están hechos los guantes que utilizan los tatuadores. Este tipo de alergia se soluciona tan solo con la utilización de guantes de otro material. Muchas veces personas alérgicas a este material se disponen a tatuarse y en cuanto la mano del tatuador toca su piel comienzan a sentir comezón y por ello se asustan y se arrepienten de tatuarse pensando que la alergia es al tatuaje cuando en realidad es solamente al material de los guantes.

  • Alergia a determinadas cremas cicatrizantes

Algunos tatuadores utilizan cremas antibacteriales como la A&D en lugar de pomada de vaselina para cubrir el tatuaje terminado, y puede ocurrir que seamos alérgicos a alguno de los componentes de esas cremas. El caso de la A&D por ejemplo, se trata de una pomada que contiene aceite de hígado de bacalao como ingrediente principal. Hay gente que es alérgica a ese tipo de sustancias y por ello manifiesta reacciones alérgicas, que muchas veces son asociadas a la tinta pero que tienen origen en las cremas utilizadas. Por ésto es importante que prestemos atención a los productos médicos que utiliza nuestro tatuador y que si sabemos que somos alérgicos a determinada crema llevemos la nuestra propia o optemos por la clásica vaselina.

  • Alergia a la tinta roja

La tinta roja es el único pigmento que ningún fabricante de tinta para tatuajes ha desarrollado de forma hipoalergénica. En este caso debemos tener muy en cuenta si somos o no alérgicos a determinados pigmentos y de ser así es preferible descartar la utilización del color rojo en nuestro diseño y procurar elegir colores que estén disponibles de manera hipoalergénica. Lamentablemente, no muchos fabricantes de tintas exponen claramente los ingredientes de sus productos, por ello sería bueno preguntar a nuestro tatuador si puede hacer un pequeño punto de tinta roja en nuestra piel para visualizar las posibles reacciones en las 24 horas siguientes.

  • Alergia a sustancias metálicas

Por otra parte, las tintas del tatuaje pueden producir alergias por contener sustancias metálicas como por ejemplo el níquel: uno de los metales que desarrolla mas comúnmente alergias en las personas. Si sabemos que somos alérgicos a este tipo de sustancias es bueno realizar la misma táctica del punto en la piel para ver cómo reacciona nuestro organismo antes de hacernos el tatuaje.

  • Alergia a la henna

Un caso particular de alergias causadas por tatuajes es la de los tatuajes de henna. Dicha sustancia contiene para-fenilendiamina (PPD), y si somos alérgicos a ella puede causar inflamación y comezón por meses, e incluso continuar después. Los médicos sugieren que las personas con pieles sensibles deben evitar los tatuajes de henna porque pueden llegar a ser muy nocivos para la piel.

Teniendo en cuenta esta información, en caso de que seamos alérgicos, podemos estar más conscientes de aquello que puede llegar a pasarnos y además saber identificar a qué es que le tenemos alergia y cómo podemos evitar este tipo de reacciones.

 

Artículos recomendados