¿Cómo cuidar tu nuevo tatuaje?

Desde el momento en que ponemos un pie afuera del estudio de tatuajes con un nuevo diseño en nuestra piel, somos los responsables de cuidarlo y evitar cualquier tipo de infección o problema que pudiera surgir. Si no seguimos las indicaciones de nuestro tatuador, no somos cautelosos con la higiene y protección del área tatuada, el tatuaje puede convertirse en un verdadero desastre. ¿Sabes cómo cuidar tu nuevo tatuaje?

Aquí te dejamos algunas de las directrices y cuidados más importantes que debes tener con los nuevos tatuajes.

Vendaje y ansiedad

Ante todo es bueno recordar que si tu artista tomó el reparo de tapar con gasas o vendas el tatuaje, es por una razón importante. Por ello, por más ansiedad que tengas de mostrarlo a todo el mundo, no debes quitarte el vendaje, ya que su función es mantener a las bacterias alejadas de la herida.

Por más lindo que sea y por más entusiasmado que estés, el tatuaje no deja de ser una herida, y por ello debes tratarlo como tal. La carne viva que resulta del tatuado de la piel es propensa para las aparición de bacterias, siendo factible un foco infeccioso. Es recomendable por esto el mantener el vendaje durante un mínimo de 2 a 5 horas para permitir que comience el proceso de cicatrización.

La única excepción a esta regla es si el artista cubrió el tatuaje con nylon o algún tipo de plástico, ya que se trata de materiales perjudiciales para el tatuaje y la piel y por ello deben ser quitados inmediatamente.

Lavar y tratar

Después de quitar las vendas o gasas tienes que lavar el tatuaje. Para esto debes usar agua tibia y un jabón suave o un líquido antibacterial o antimicrobiano. Con dichos productos podrás quitar los restos de sangre y/o plasma, y además limpiar completamente el área a modo de evitar infecciones. Lo que no debes hacer es utilizar una toalla porque su textura puede irritar la zona. Tu mano es la mejor herramienta en este caso para quitar el exceso de agua.

Luego de secar, debes tocar (no frotar) el área con una toalla de papel para conseguir que quede completamente seca. A continuación debes aplicar de manera muy ligera la crema o pomada que hayas elegido, o que te haya recomendado para la cicatrización tu tatuador.

En ese sentido debes ser cauteloso con la pomada que apliques al tatuaje. Algo fundamental es no usar una crema de uso bastante extendido llamada Neosporin. Ésta es un producto maravilloso para los cortes y rasguños, pero no para los tatuajes ya que puede generar reacciones alérgicas y con ello pequeñas protuberancias rojas que al irse se llevan con ellas la tinta y así terminarás con un tatuaje de lunares. Teniendo en cuenta esto, debes estar alerta al tipo de cremas que usas y conocer además a tu propio cuerpo en lo que respecta a alergias para estar seguro de cuál producto usar.

Productos y lociones

Muchas personas después de limpiar la herida suelen usar lociones para mantener la piel suave. Sea cual fuere la loción que vayas a utilizar, debes tomar la precaución de que no posea ni tinte ni perfume ya que generan irritación.

Los tatuajes recientes y el agua

Es un mito el dicho de que no te puedes bañar cuando te has hecho un tatuaje recientemente. De hecho puedes (y debes) bañarte con él ya que es una parte importante en lo que respecta a la desinfección. La principal precaución que debes tomar es la de no empaparlo completamente, sino solo mojarlo un poco.

Otra precaución a tomar es la de no sumergir el tatuaje en agua caliente ya que esto puede causar graves daños. Por este motivo los baños de inmersión están vedados por 2 ó 3 semanas para los tatuajes recientes, pero no así la ducha. No hay problema con el hecho de recibir jabón o champú en sobre el tatuaje si es enjuagado con agua rápidamente. En lo que respecta a la natación, no importa de que clase de piscina se trate, debes evitarla por 2 semanas.

Formación de costras y descamación

Después de unos días de haberte tatuado, notarás la descamación de la piel, y posiblemente la formación de costras. Es bueno saber que la formación de costras en exceso puede llegar a ser remotamente un indicio de un tatuaje mal hecho, y en este caso debes consultar y reclamar al tatuador. Si bien esto suele pasar, tampoco es lo común y por esto no debes entrar en pánico sino consultar inmediatamente. En otras ocasiones constituye algo normal del proceso de sanación.

Lo que tienes que hacer con estas costras es aplicar compresas húmedas y calientes en ellas durante unos 5 minutos, 2 ó 3 veces al día para ablandarlas y que a la larga se caigan por su cuenta. Es importante no aplicar pomada o lociones en las costras blandas sino esperar que se sequen. En cuanto a la picazón que generarán cuando empiecen a sanar, debes procurar no rascarte ya que eso volverá a agravar la herida.

Protección contra el sol

Después de que tu tatuaje se haya curado por completo, tendrás que seguir protegiéndolo en este caso de los rayos ultravioletas del sol, ya que estos pueden hacer desaparecer al tatuaje en un espacio de tiempo muy reducido debido a lo nocivo que se han vuelto. Es importante cubrir el tatuaje con bloqueador solar con un factor mínimo de 30SPF antes de exponerte al sol para así mantener el diseño durante muchos años, sin tener que retocarlo ni sufrir por verlo desvanecerse.

Espero que teniendo en cuenta estos consejos y advertencias puedas tratar mejor a tus recientes tatuajes y de este modo facilitar y acelerar el proceso de sanado, para poder lucirlos sin ningún problema.

Siguenos en Facebook

Artículos recomendados