Cuidados de un piercing en la lengua

Si te has hecho un piercing en la lengua o estás pensando en hacerte uno, debes estar informado acerca de los cuidados que hay que tener para cuidar esta zona tan sensible de tu cuerpo y prevenir desde simples molestias hasta complejas infecciones que causan dolor y secrecciones de pus. Te invito a conocer los cuidados de un piercing en la lengua.


No usar enguajes bucales con alcohol

La mejor solución o producto que puedes usar para la higiene de tu boca mientras tu lengua no cicatrice, es una solución salina estéril. Olvídate de los enguajes bucales con alcohol hasta que la lengua se cure. El alcohol puede resecar tu lengua e irritarla, dando paso a las infecciones.


Cuida la higiene de tu boca

Aprovecha la ocasión para cambiar tu cepillo de dientes por uno de cerdas suaves y cepíllate los dientes después de cada comida y antes de ir a dormir o tomar una siesta. Cuando dormimos pasamos varias horas con la boca cerrada, donde se acumula calor. Si tienes restos de comida, estos daran lugar a la aparición de bacterias, las que estarán encantandas de alojarse en tu boca. 


Evita jugar con el piercing

Sabemos que un piercing en la lengua es algo que puede despertar tus ganas de tocarlo y hacerlo girar, pero con esa costumbre lo único que conseguiras es que tu lengua tarde en curar. Además, al llevar tu mano hacia la boca, puedes estar llevando bacterias que tienes en las manos por haber estado en contacto con objetos sucios o muchas horas sin lavártelas con agua y jabón.


Controla los alimentos que ingieres

Si tomar una bebida muy caliente o comer una comida muy picante te irrita la lengua normalmente, imáginate la gran molestia e irritación que pueden causarte con un piercing en la lengua. Durante las primeras semanas tendrás que controlar los alimentos que ingieres, procurando evitar picantes y calientes, además de fumar, beber alcohol y café. Lo ideal es que prefieras alimentos blandos y suaves al paladar, como cremas, arroz, puré, sopas, y que los ingieras en porciones pequeñas.

Respetando estos cuidados, en poco tiempo estarás retomando tus costumbres cotidianas. Si notas que la lengua se te hincha o que la zona de la perforación se vuelve más roja, no pierdas la calma ni desesperes: consulta con un profesional médico; están acostumbrados a tratar pacientes con piercings.

Siguenos en Facebook

Artículos recomendados