Tatuajes de la flor de lis

Durante mucho tiempo pensé que la flor de lis era un motivo que sólo se usaba como estampado para piyamas de hombres, cortinas o sillones de psicoanalistas. Con el correr de los años, descubrí que este motivo tenía destinos mucho más interesantes, como por ejemplo los tatuajes de la flor de lis que podrán encontrar en las fotografías de la galería de este artículo.

No hay duda de que los tatuajes de la flor de lis son un diseño de lo más elegante. De hecho esos piyamas, cortinas y sofás a los que me refería en el párrafo anterior seguramente pertenecían a personas de buen gusto y distinguidas. ¡No es para menos! En épocas pasadas, la flor de lis fue un símbolo de realeza y poder.

La imagen de la flor de lis es, en realidad, una representación particular de la flor del lirio. Fue durante el siglo V en Francia cuando se adoptó esta forma gráfica para esa flor, por su simpleza igualmente bella. En un principio se la empleó como símbolo de pureza y realeza, con fines principalmente religiosos. Más adelante fue transformándose en una imagen simbólica de libertad y lealtad.

Es muy común que los tatuajes de la flor de lis sean de color blanco, amarillo o gris. También es muy típico que quienes poseen uno de estos tattoos combinen el diseño con otros motivos, por ejemplo águilas, cruces y leones (símbolos que también suelen asociarse con el poder y la realeza).

  

En mi opinión, los tatuajes de la flor de lis lucen elegantes tanto en hombre como mujeres. Si bien se trata de una flor, el motivo femenino por excelencia, el de la flor de lis es un diseño que parece haber sido pensado para que el hombre lo elija sin ningún tipo de prejuicio, tanto para un piyama como para un sillón o un tatuaje.

¿Te harías un tatuaje de la flor de lis? ¿En dónde lo ubicarías? ¡Cuéntanos tus impresiones sobre este diseño!

 

Artículos recomendados