10 razones para no tatuarse

Piensa en un motivo para tatuarte. ¿Sobran, verdad? Ahora piensa en una razón para no hacerlo. ¿Encuentras alguna? A la hora de sentarte en el sillón de tu amigo tatuador, tendrías que considerar las 10 razones para no tatuarse y evitar desde pérdidas de dinero, diseños mal hechos, infecciones y hasta el mismísimo arrepentimiento.

1. Problemas en tu cuerpo para sanar

En este punto nos referimos a enfermedades o complicaciones que tiene tu cuerpo para cicatrizar, como la anemia por ejemplo. Lo mejor será que consultes con tú médico para que te practique los estudios necesarios y evaluar la posibilidad de tatuarte. En el caso de padecer de alguna enfermedad más compleja como diabetes y leucemia por ejemplo, deberán analizar juntos otros riesgos.

2. No estás seguro qué tatuarte

Como sabrás, los tatuajes tienen una connotación especial para cada persona. Un tatuaje no se hace un día para borrarlo al siguiente. Lo mejor si estás en duda es probar varios diseños, en distintas partes de cuerpo, para ver si son de tu agrado. En Cuerpo y Arte te damos algunas herramientas disponibles en la Web para hacer las pruebas.

3. No conoces un estudio profesional

Caer en las manos de un inexperto en el arte de tatuar puede tener consecuencias negativas. Desde un trabajo mal realizado hasta el contagio de enfermedades por el uso de materiales indebidos. ¿Por qué correr el riesgo si existen los estudios que cumplen con todas las normas y exigencias sanitarias? Pídele a tus amigos que te recomienden al mejor tatuador.

4. Quieres ahorrar dinero

“Lo barato sale caro” dicen, y también es aplicable a los estudios de tatuajes. Un tatuaje bien realizado cuesta dinero, de lo contrario no es un buen tatuaje. Los buenos tatuadores invierten tiempo, dedicación, experiencia y dinero para montar un estudio. ¿Qué te hace pensar que pueden cobrar barato?

5. Te traerá complicaciones en tu empleo

Al decir esto nos referimos a los empleos en los que los tatuajes en áreas visibles del cuerpo no son bien vistos. Con ello no queremos decir que no te hagas el tatuaje, pero si tendrás que considerar hacerlo en alguna parte oculta o utilizar cierto tipo de ropa como suéteres con mangas largas si te tatúas un brazo por ejemplo.

6. Intentas llevar una estilo de vida basado en la Biblia

Como vimos en el artículo ¿Qué dice la Biblia sobre los tatuajes?, Dios no permite los rasguños en el cuerpo ni ningún tipo de señal como los tatuajes por ejemplo. Si tus intenciones son regirte por lo que dice la palabra de Dios, deberías olvidarte de los tatuajes.

7. Lo ves como una moda

Si ves a los tatuajes como una moda más que un arte, puedes que te aburras de él tarde o temprano y quieras borrarlo. ¿Sabes que las técnicas para borrar tatuajes suelen ser costosas? Puede que cuando quieras borrártelo no cuentes con el dinero necesario para hacerlo.

8. Planeas perder o aumentar de peso

Los tatuajes corporales pueden sufrir variaciones y distorsiones en su diseño por los cambios en la piel producidos por el sol, el paso de los años y los cambios de peso. Si tienes previsto perder o aumentar de peso significativamente por recomendación médica, posterga el tatuaje para más adelante.

9. Estás ebrio o drogado

Este punto puede parecerte obvio ahora, pero lo que no verás de forma clara en el momento de la euforia es que puedes arrepentirte luego de tu tatuaje. Solo nos resta decirte que busques un lugar para ir de copas lejos de los estudios de tatuajes.

10. Eres menor de edad

La falta de edad puede ser motivo evitable de disputa con tus padres. Además, son más altas las posibilidades de que te aburras y arrepientas del tatuaje. Y por si no te bastan estas razones, los buenos estudios de tatuajes que cumplen con las normativas y legislaciones de su país, no le practican tatuajes a menores de edad.

¿Te encuentras en alguna de estas situaciones? Si tu respuesta es no, puedes ir en busca de tu próximo diseño. 

Síguenos en Facebook

Artículos recomendados