Watercolours: tatuajes acuarela

En el correr de los últimos años, los tatuajes acuarela o en inglés “watercolours”, se han vuelto uno de los más flamantes y populares estilos de este arte. Básicamente y como no es difícil de imaginar, se trata de un estilo directamente relacionado con la pintura de acuarela. Te invito a que hoy conozcamos algunos detalles interesantes sobre este estilo y las técnicas de los tatuajes acuarela, al tiempo que observamos algunos increíbles ejemplos.

La técnica en los tatuajes watercolour

Más allá de lo que aquellos estilos como el realismo o el 3D pueden provocar en nuestra percepción, cuando vemos un buen watercolour inmediatamente pensamos como ¿es realmente un tatuaje? ¿Esta hecho con tinta? ¿Se trata de un tatuaje real? Y ello se debe a las técnicas que se emplean para esta moderna y peculiar clase de tatuajes, muchas de ellas empleadas en las artes pictóricas.

   

En cuanto a esto último, justamente, los tatuajes acuarela incluyen efectos de pincelada, trazos similares a los que dejaría un cepillo o un pincel, determinadas manchas y salpicaduras de pintura y muchos otros efectos clásicos en la pintura, especialmente las que se realizan con acuarela. El uso de los colores, que también está profundamente relacionado con el uso de los colores en pinturas de acuarela, es muy delicado, rico y variado.

Colores, diseños y motivos en los tatuajes de acuarela

Lograr los colores adecuados no es una tarea sencilla y por ende, una tarea que no cualquiera pueda realizar sin conocimientos previos. Las tonalidades se consiguen mediante la dilución de los colores en agua y la mezcla de los mismos. De cierto modo y en éstos términos, hasta podríamos decir que de forma similar a lo que ocurre con los black and grey, cuando la tinta negra y gris es diluida para conseguir las tonalidades que se están buscando.

   

En nuestros días, ésta técnica está dando lugar a increíbles expresiones artísticas que funden lo más rico del arte de los tatuajes y las clásicas artes pictóricas de forma fascinante. Los motivos pueden ser de lo más variados, siendo frecuentes los motivos clásicos como pueden ser los paisajes, un retrato o especialmente una naturaleza muerta.

                      

No obstante, los artistas más audaces mezclan ésta técnica con estilos y diseños que poca relación tienen, dando lugar a verdaderas joyas híbridas del tatuaje. Por supuesto que ésta no es una técnica para cualquiera y tanto el estudio, la preparación y la experiencia van a ser rotundamente significativas en los resultados. Por sobre todas las cosas, lo más importante es la práctica, nada es más importante que practicar una y otra vez, conocer las técnicas en la pintura, primero sobre el lienzo y luego sobre piel sintética. La tinta llegará a la piel únicamente cuando la práctica haya sido la suficiente.

Muy bien, ¿qué te parecen los tatuajes de este estilo? ¿Tienes alguno? ¿Te gustaria tatuarte algo en acuarela? 

 

Artículos recomendados