¿Qué diferencia a los animales de los seres humanos?

Los seres humanos somos animales y aunque algunas especies tienen enormes parecidos con la nuestra, hay muchos aspectos que nos diferencian tanto de estas como de todas las demás. El tema se puede abordar desde diversos puntos de vista, pero hoy voy a intentar dejar un poco de lado los aspectos filosóficos y a contestar la pregunta sobre qué diferencia a los animales de los seres humanos de la forma más objetiva y científica posible. Comencemos...

Diferencias entre los humanos y el resto de los animales

Por más simple que parezca, diferenciar a los animales de los hombres no es una tarea tan sencilla como cualquiera pueda imaginar. De acuerdo a diferentes acepciones, podemos encontrarnos con toda clase de respuestas. La comunidad científica suele coincidir en 4 puntos fundamentales que abarcarían las mayores diferencias de acuerdo a nuestro complejo sistema cognitivo en comparación al del resto de los animales, mientras que algunas religiones, como el Cristianismo, considera varias otras más.

A pesar de que esta última observación no nos aporta mucho y simplemente enreda más la cuestión, pues mitifica todo el asunto, podemos decir que, para el Cristianismo, los seres humanos se diferencian de los animales (pues no consideran al hombre como uno), ya que Dios así lo quiso. Según los relatos de la Biblia, Dios creó a los seres humanos a su imagen y semejanza, dotando a los Hombres de varias características que no le dio a los animales (como la capacidad de pensar o razonar).

Aunque esta idea no nos es muy útil, vale la pena señalarla, pues es lo que millones de millones de personas creen hoy en día.  

Volviendo a la interrogante, existe evidencia científica clara e irrefutable de que los seres humanos somos animales y que tanto a nivel físico como psicológico (en cuanto a lo que al comportamiento refiere), compartimos muchas características con el resto del mundo animal.

Basta con echarle un vistazo a algunas de nuestras actividades, nuestros comportamientos e intereses para encontrar dichas similitudes. Como mencionaba anteriormente, hay cuatro puntos en particular, cuatro necesidades básicas que tienen todos los animales:

  • Comer.
  • Dormir.
  • Reproducirse.
  • Luchar/Defenderse.

Estarás pensando: por supuesto, los humanos también. Pues si, tenemos exactamente las mismas necesidades o hacemos lo mismo que todos los demás (aunque podemos tener relaciones sexuales solo por placer y no tenemos la necesidad ni de reproducirnos ni de luchar), pero hay un quinto punto o una quinta facultad que nos diferencia considerablemente: la inteligencia suficiente para cuestionarnos sobre nuestra existencia. A diferencia del resto de los animales, los seres humanos tenemos la capacidad de preguntarnos:

  • ¿Quiénes somos?
  • ¿Por qué estamos aquí? ¿Cuál es nuestro propósito aquí?
  • ¿Por qué sufrimos?
  • ¿Cómo podemos evitar esos sufrimientos?
  • ¿Por qué OjoCientífico tiene tan buenos artículos?

Bueno, pongámonos serios que después de todo, a diferencia de los demás animales, tenemos la capacidad de hacerlo, ¿verdad? En fin, es esta quinta facultad la que nos ha permitido establecer la gran diferencia entre los seres humanos y el resto de los animales, algo que todos podemos apreciar a simple vista.

Muchas veces ocurre de forma lamentable, pero no podemos negar que el Hombre a dominado al resto de los animales. La habilidad de hacer introspección, de cuestionar sobre nuestros sufrimientos y no solo de buscarle una solución, sino también de aprender de él para prevenirlo en el futuro, la de hacer más simples y sencillas todas las cosas, la de registrar el conocimiento y la de muchísimas otras cosas más (como crear historias sobre nuestras diferencias de los animales o nuestro origen).

Sin ella, el ser humano sólo se dedicaría a los mismas 4 necesidades básicas que el resto de los animales buscan satisfacer. Por supuesto que desde un punto de vista filosófico (que obviamente también es una ciencia) podríamos discutir estas premisas una y otra vez, pero esta es la respuesta en la que, a partir de evidencias empíricas, más se coincide: la del desarrollo del sistema cognitivo.

El sistema cognitivo del ser humano

Marc Hauser es un importante científico de la Universidad de Harvard, EEUU. Esta mente maestra, eminencia en psicología y biología evolutiva, llevó a cabo varias investigaciones en cuanto a nuestra pregunta y a nuestro tan significante sistema cognitivo.  

Las diferencias entre el resto de los animales y los humanos son mucho más amplias de las que antiguamente se creía, pero el doctor Hauser las ha sintetizado en 4 puntos especiales. Esas 4 grandes diferencias entre nuestro sistema cognitivo y el del resto de los animales son:

  • Nuestra habilidad para combinar diferentes tipos conocimientos, datos e informaciones para luego crear, registrar y transmitir nuevos conocimientos.
  • Aplicar los conocimientos a problemas, logrando soluciones en una y otra situación.
  • Crear y  entender representaciones simbólicas a través del uso de todos los sentidos.
  • Establecer un pensamiento de acuerdo a la información recolectada por esos sentidos.

Los seres humanos, a diferencia del resto de los animales, utilizamos herramientas de todo tipo, multifuncionales y adaptables a distintas situaciones, siempre desde el conocimiento y el raciocinio.

Intenté obviar los importantes aspectos filosóficos de esta interrogante para centrarnos sólo en los aspectos más objetivos, pero conocerlos puede hacer la diferencia y para no dejarlo por fuera, me parece una gran idea que tu completes este punto. ¿Qué opinas tu sobre este tópico?

Síguenos en Facebook

Artículos recomendados