Las 15 cosas que no sabías del pene

Desde las artesanías tribales a este dibujo en la superficie marciana, hecho por científicos de la NASA con el Mars rover Curiosity. Desde los mitos y las esculturas de las más importantes civilizaciones antiguas a la apropiación de los miembros de figuras como Napoleón o Rasputín, su problematización en las teorías psicoanalíticas del siglo XX y, sin ir más lejos, a los grafitis que puedes encontrar por toda tu ciudad. Difícil pensar en un icono con la constancia e iterabilidad simbólica del pene. Por el contrario, resulta sencillo sentenciar que, evidentemente, nuestra especie está obsesionada con este órgano.

Como símbolo, en el plano cultural, el falo representa una problemática de particular interés en lo que a los estudios de género concierne. Sin embargo, hoy vamos a abordar el tópico no reflexionando desde las humanidades, sino más bien desde la medicina, la biología y la estadística, conociendo algunos de los datos más curiosos en torno al miembro viril masculino, objeto de numerosos estudios e investigaciones cuyos extravagantes resultados recopilaremos en estas 15 curiosas cosas que quizá no sabías sobre el pene.

15. Fumar puede acortar el pene casi un centímetro

Como es sabido, la erección depende del flujo de la sangre hacia esa zona. Ahora, según se indica en un reciente estudio de la British Journal of Urology International, también se sabe que el consumo de tabaco calcifica los vasos sanguíneosdificulta la circulación eréctil, entre otras cosas, resultando en erecciones hasta 1 cm más pequeñas. Así que si tienías pensado dejar el pésimo hábito, pero la excusa de los pulmones no te alcanzaba, ya tienes una nueva razón.

14. El prepucio produce unos 23 000 m2 de piel

La ciencia y la medicina realizaron muchos avances en la última década y hoy los doctores pueden concretar hazañas realmente sorprendentes, sin importar qué parte del cuerpo involucre. Por ejemplo, ¿sabías que la medicina moderna es capaz de cultivar tejido adiposo para víctimas de quemaduras usando el prepucio de niños circuncidados? Es que, a lo largo de la vida, el prepucio produce un promedio de 23 000 metros cuadrados de piel, lo cual bastaría para fabricar una lona que cubriera tres campos de fútbol.

13. La glándula prostataria grande puede generar problemas

Tener una glándula prostataria de gran tamaño puede causar tanto disfunción eréctil como eyaculación precoz. Si sufres alguna de estas afecciones y estás buscando una posible explicación, quizá deberías hacerte un examen de próstata.

12. El orgasmo masculino dura entre 6 y 15 segundos

Si consideramos al orgasmo masculino exclusivamente en función de la eyaculación, podemos decir que suele ser protagonizado por el pene. Según las estadísticas, desde que el orgasmo comienza su proceso hasta que las señales nerviosas cesan, transcurren entre 6 y hasta 15 segundos, duración unas 4 veces menor que en lo que podríamos considerar su equivalente femenino, a través de la estimulación del clítoris.

11. El pene más viejo de la historia

La especie más antigua a la que se le ha registrado un órgano como el pene es una criatura marina de una dura concha llamada Colymbosathon ecplecticos. El término viene del griego antiguo y etimológicamente vendría a significar algo así como «el asombroso nadador de gran pene». Curioso, ¿no?

10. Reconstrucción de pene y faloplastia

¿Sabías que el prepucio se puede reconstruir después de la circuncisión? Suele tratarse de una operación con fines estéticos y en la reconstrucción se tira hacia arriba de la piel móvil del tronco del pene y se fija en esa posición mediante una cinta. Luego, los doctores aplican anillos de plástico, fundas y pesas. Por otro lado, también existe la faloplastia, que consiste en nada más ni nada menos que un trasplante de pene de un donante fallecido.

9.  Técnicamente, tú mismo puedes practicarte sexo oral

De 400 hombres, solo 1 es lo suficientemente flexible como para poder practicarse sexo oral a sí mismo. Sin embargo, se estima que de esos 400, todos lo habrán intentado con ahínco por lo menos alguna vez. ¡Hey! ¡Mantén tu rostro frente al monitor!

8. Existen distintos tipos de penes

En medicina se considera la existencia de dos tipos de penes: los que se expanden y crecen cuando llega la erección (un creciente) y los que parecen grandes todo el tiempo, pero apenas crecen cuando llega la erección (un exhibicionista).

Hombre mirando su pene

7. Los penes crecientes son más comunes

Un estudio sobre salud masculina informó que el 79 % de los hombres tienen penes de tipo «creciente» y que el 21 % restante, los tiene de tipo «exhibicionista».

6. En promedio, el pene resiste menos de 3 minutos de coito

Según las estadísticas, la media de duración en un coito es de 2 minutos y 50 segundos, mientras que una erección tiende a durar entre 30 y 45.

5. ¿El tamaño importa?

Depende. Si lo que se busca es la fertilización, entonces, técnicamente (por más curioso que resulte), sí importa. Según los científicos, cuanto más grande sea el pene, mayor la evacuación de semen. Por consiguiente, cuando se practique el coito con fines reproductivos, hay más posibilidades de alcanzar dicho fin. De hecho, los científicos señalan que en el supuesto caso de que la penetración la realice más de un pene, lo más probable es que el óvulo se fecunde con el espermatozoide de quien tenga el pene más grande.

Extravagante por demás, sin dudas, pero es lo que dicen los investigadores de la Universidad del Estado de Nueva York, quienes emplearon penes artificiales para comprobar el mecanismo de recogido de la cresta coronal del pene, llegando a semejantes conclusiones. De todos modos, hoy en día tenemos la tecnología suficiente como para que la fertilización no necesite ni de penes ni de penetraciones...

Por otro lado, existe amplia evidencia de que el tamaño del pene no tiene mayor relación con el placer sexual que parte de la penetración, en tanto 6 cm bastan para que esto ocurra. Por supuesto, aún así, de gustos y subjetividades no hablaremos.

4. El pene de Fatefehi de Tonga fue el más activo de la historia

Se estima que el pene que más veces participó en relaciones sexuales, el que más trabajó (y probablemente el que más se divirtió, por qué no) fue el del rey Fatefehi de Tonga, quien habría desflorado a 37 800 mujeres entre los años 1770 y 1784, alrededor de siete por día.

A él le dedicamos este artículo, échale un vistazo: «Candirú: el pez parásito que puede entrar por el pene»

3. El pene de un «hombre atractivo» es más productivo

Según algunos científicos, muy originales y ocupados en sus quehaceres, los «hombres con buen aspecto» pueden tener un esperma más fuerte. Investigadores españoles mostraron diversas fotos de chicos que tenían «semen bueno», «regular» y «pésimo» a un grupo de mujeres pidiéndoles que escogieran al más atractivo. Casi el 92 % de las mujeres eligieron a los mayores productores de esperma, que a su vez eran los más atractivos.

2. El pene no te necesita pensando para eyacular

No hace falta pensar para eyacular, la orden viene desde la médula espinal. Encontrar recepción para esa eyaculación puede que requiera ciertas horas de cuidadosa precisión mental, pero eso ya no nos compete.

1. Puedes fracturarte el pene masturbándote

Una vez hablamos sobre cómo, de cierto modo, ver pornografía realmente puede cegarte. Pues aquí te traigo otra mala noticia: la principal causa de fracturas de pene es la llamada «masturbación vigorosa». Así es... a veces hay que correr riesgos.

Síguenos en Facebook

Artículos recomendados