¿Perro que ladra no muerde?

Leí en la última revista Muy Interesante un artículo que explica que la analogía de este dicho, que se aplica a la gente provocadora y desafiante que termina no haciendo nada de lo que dice, al parecer no es muy acertada.

El escritor especializado en animales, Vitus B. Drosche señala en su libro Perro que ladra también muerde, que ni los mismos perros saben cómo terminará una situación que ha comenzado con un simple ladrido.

El ladrido se trata de un rasgo que se ha desarrollado en el transcurso de la domesticación del perro, su antepasado el lobo solo lo emplea en contadas ocasiones.

De esta forma el perro expresa su nerviosismo o excitación,  y puede significar una amenaza o ser simplemente parte de un juego. Desgraciadamente la única manera de adivinar cómo actuará el animal es conocerlo y saber qué circunstancia ha desencadenado dicho ladrido.

Existen algunas posturas, como el movimiento de la cola, que pueden ayudar a entender porque el can ladra y así intuir si está enojado o no.

 

Artículos recomendados