¿Por qué tenemos ojeras?


Nuestro amigo no las llevaba muy bien que digamos...

Tras esa agotadora noche de juerga con tus amigos fuiste demasiado lejos. La resaca, el haber dormido poco y el cansancio dan como resultado una horrorosa imagen al mirarte al espejo en tu primer encuentro contigo mismo. Muchos gritan, otros se deprimen y otros directamente desvían la mirada por un elemento que figura en tus rasgos que afea por completo el ya decadente estado en el que te encuentras: las ojeras.

¿Pero qué son las ojeras? Muchas veces me he realizado esta pregunta. ¿Son producto de un mecanismo del organismo? ¿o bien una simple reacción sin causa aparente? Para los que compartimos esta pregunta, aquí va su respuesta.

En primer lugar las ojeras pueden aparecer por cuestiones hereditarias, y si aparecen a menudo tal vez estés cargando con el legado de tu madre o tu padre. Si este no es tu caso tal vez la respuesta esté en tu raza. Las personas de raza caucásica, debido a su característica despigmentación, tienden a desarrollar ojeras en mayor medida que las personas mongoloides, por ejemplo.

Pero no siempre tienes ojeras. En realidad, cuando aparecen esporádicamente se debe a una simple cuestión cutánea. Como la piel de los ojos es muy finita, al estar muy cansado las venas se hinchan y se resaltan en relación con el resto de tu piel blanca.

Otras causas de las ojeras son la alergia o el eczema. Incluso la conjuntivitis puede generar ojeras al causar comezón en los ojos; esto hace que la piel fina debajo de ellos se irrite y aparezca como azulada.

 

Artículos recomendados