¿Cuántas bacterias viven en la boca?


Todos escuchamos hablar alguna vez acerca de cuán complicada es la situación de la boca a nivel bacteriológico, ¿no es así? Sabemos que nuestra boca está llena de cosas y por eso la mantenemos lo más limpia posible, día tras día. Pero, ¿alguna vez te preguntaste qué tan grande es esa cantidad en realidad y qué clase de cosas constituyen esa cantidad? La boca es toda una verdadera jungla en la que habitan bacterias, virus, hongos y protozoos. Veamos algunos detalles al respecto.

Las bacterias de la boca


El mal aliento es un problema grave a nivel social y por supuesto, una molestia para el interlocutor que tienes delante. Pero visualizando ésto en términos biológicos, ese olor feo en la boca puede resultar menos preocupante, pues las causantes del mal aliento son nuestras bien queridas bacterias, organismos microscópicos que habitan en nuestro interior, hogar, dulce hogar (según lo que hayas almorzado, claro).

Ahora, ¿cuántas bacterias viven en la boca? ¿Miles? Bah... más bien miles de millones. Ese mundo cálido y húmedo que tu boca representa para ellas, ofrece el medio perfecto para su existencia y proliferación. Basta con bostezar o aspirar por la boca para que millones de ellas se abran paso y se instalen cómodamente en tu cavidad bucal, ya sea en los dientes, las encías, la lengua o la saliva, pues todo les viene bien para construir su pocilga.

De acuerdo a diversas investigaciones alrededor del mundo entero, se estima que existen nada menos que 100 millones de bacterias por cada milímetro de saliva que contiene tu boca, los cuales están conformados por más de 600 especies de bacterias diferentes. Más específicamente, expertos de la Escuela de Medicina Dental de Harvard, llevan contados exáctamente 615 especies de bacterias conocidas hasta hoy.

¿Por qué hay tantas bacterias en la boca y qué pasa con ellas?


Porque la boca es como un paraíso para estos microorganismos. Con una cálida temperatura de 35° C, gigantes plaquetas blancas con grietas y cómodas cuevas perfectas en las cuales refugiarse, así como superficies fangosas repletas de dulces y carbohidratos (comida gratis como si les cayera del cielo), ¿por qué las bacterias no querrían estar allí?

No obstante, cuando entran a la boca no siempre termina siendo una buena idea para ellas. Normalmente, las bacterias no cuentan con mucho futuro en el interior de nuestro organismo. Por más que tengamos semejante cantidad, muchas de ellas se dirigen al tracto digestivo cuando tragamos la saliva y allí desembocan en el estómago, donde son asesinadas de inmediato por las enzimas de nuestro gran órgano procesador. El resto de ellas incluso mueren allí mismo, en la boca, donde las propias enzimas de la saliva literalmente las desintegran.

Sin embargo, no todas corren con tanta mala suerte. Muchas de ellas pueden mantenerse allí con vida y de hecho, si no se toman los cuidados adecuados, éstas sobreviven. Cuando ésto ocurre, pueden hacer huecos en nuestros dientes o en las heridas abiertas de las encías, labios y paladar, generando caries, entre otra gran cantidad de problemas. Algunos ejemplos de bacterias más conocidas que residen en tu boca son la Streptococcus mutans, la Porphyromonas gingivalis y la Streptococcus salivarius.

Muy interesante, ¿no lo crees? Por esto es tan importante la higiene bucal, aunque ya habrás sacado tus propias conclusiones...¿Conoces algún otro tipo de bacteria que viva en la boca? ¿Cuáles? 

 

Artículos recomendados