Cómo se forman las cordilleras


Nuestro planeta está repleto de verdaderas maravillas naturales. Volcanes, cataratas, bosques, oasis y cuevas rocosas están entre las más destacadas. En cuanto a relieve, sin lugar a dudas, las cordilleras se roban toda la atención y con exponentes de una magnitud tan grande como su belleza e interés (como la Cordillera de los Andes, el Himalaya o Los Alpes) no dejamos de maravillarnos con estos magníficos monumentos de miles de kilómetros de extensión.

Pero concretamente ¿qué son las cordilleras? Y algo más inquietante aún ¿cómo se forman las cordilleras? Acompáñame para conocer las respuestas a estas preguntas y aprender un poco más acerca de estas fascinantes formaciones terrestres.

¿Qué es una cordillera?


Para contestar esta pregunta, basta sencillamente con definirlas como una serie de montañas enlazadas entre sí que se extienden longitudinalmente sobre una superficie vasta de un terreno. Son entonces varias montañas juntas y pueden tener diversas extensiones.

La formación de las cordilleras


Cómo se forman las cordilleras es algo un poco más difícil de explicar, y para ello debemos valernos del concepto de orogénesis u orogenia. La orogenia es el proceso a través del cual las montañas y las cordilleras se forman o se rejuvenecen por medio de la acción de las placas tectónicas de la Tierra y sus movimientos.

La formación de las cordilleras ocurre gracias a la acumulación de sedimentos. En zonas alargadas próximas a los bordes continentales se forman estas acumulaciones, que quedan expuestas a varios elementos, principalmente a los empujes laterales de las placas tectónicas.

Cuando estas zonas sufren empuje desde lados opuestos se erigen las cordilleras, cuya formación también queda a merced de la acción del viento, el agua, la vegetación y el suelo.
Existen tres clases de cordilleras que se clasifican de acuerdo a su formación:

  • Cordilleras Intercontinentales: Surgen al colisionar dos placas tectónicas. Un ejemplo de ello es el Himalaya.
  • Cordilleras Intracontinentales: Surgen en el interior de las placas tectónicas, no en sus bordes. Se forman por la acumulación de sedimentos. Un ejemplo son los Pirineos.
  • Cordilleras Perioceánicas. Surgen por la compresión de sedimentos ocurrida por la subducción de una placa oceánica por debajo de una continental. Un ejemplo claro es la cordillera de los andes.

En el siguiente vídeo encontrarás ejemplos claros sobre cómo se forman las cordilleras, para que completes la información brindada en esta publicación.

Muy interesante, ¿no es así? ¿Qué otras cosas acerca de la formación de las cordilleras te gustaría agregar? ¿Qué cordilleras conoces tú? 

 

Artículos recomendados