Causas del terremoto

Seguramente alguna vez escuchaste a alguien decir que una persona “tiene los pies en el suelo” aludiendo a que se trata de una persona muy segura, pero ¿te has preguntado cuán cierta es la metáfora? Sabemos que una innumerable cantidad de sucesos ocurren todo el tiempo bajo nuestros pies, entre éstos: constantes movimientos de tierra y rocas gigantes que pueden hacer de la superficie un lugar no tan seguro como se puede imaginar. Esos movimientos y deslizamientos bajo la superficie liberan grandes cantidades de energía que pueden provocar terribles consecuencias, a grandes rasgos, esto es lo que conocemos como terremotos. Abordemos un poco más la cuestión y conozcamos cuáles son las causas del terremoto.

¿Qué es un terremoto?

Como siempre, antes que nada, comencemos con lo más básico de la cuestión. En sí, un terremoto puede ocurrir a causa de muchas cosas, pero generalmente ocurren de forma natural, por los movimientos de las placas en el interior de la Tierra. En estos términos, un terremoto es lo que sucede cuando, bajo la superficie terrestre, placas o bloques de tierra y roca se deslizan repentinamente, unas sobre las otras. Ahora, técnicamente, un terremoto es una vibración que viaja a través de la corteza terrestre.

¿Qué causa los terremotos?

De acuerdo a su ocurrencia en forma natural, todo se desarrolla cuando la superficie en la que se deslizan las placas, las mismas se superponen o chocan y ello se conoce como falla o plano de falla. Por otro lado, la ubicación desde la cual se origina la falla es el llamado hipocentro y la que está exactamente encima de la misma, es el epicentro. En la superficie, percibimos el terremoto como una sacudida que, luego del choque de las placas, libera energía (ondas sísmicas) en el curso de una reorganización brusca de materiales de la corteza terrestre, al superar el estado de equilibrio mecánico.

Generalmente, el terremoto provoca un gran temblor en el suelo que, en ocasiones, puede continuar con una serie de muchos otros temblores de menor magnitud, éstos se llaman réplicas, mientras que el más fuerte se llama sismo principal. Las réplicas son realmente curiosas, pueden continuar desarrollándose durante semanas, meses e incluso, ¡hasta más de un año después del sismo principal!

Habíamos dicho que también existen otras de las causas de un terremoto, ellas son: el desprendimientos de rocas en las laderas de las montañas, el hundimiento de cavernas, las variaciones bruscas en la presión atmosférica por ciclones y la actividad subterránea originada por un volcán en proceso de erupción. Pero también puede ser ocasionado por las fuerzas externas provocadas por el Hombre, siendo el resultado de los experimentos nucleares o el poder que ejercen los millones de toneladas de agua acumuladas en represas y lagos artificiales, así como los accidentes de minería y las excavaciones petroleras.

Estos mecanismos generan eventos de baja magnitud que generalmente caen en el rango de microsismos, es decir, temblores que sólo pueden ser detectados por sismógrafos. La corteza de la Tierra está formada por doce placas de aproximadamente 70 kilómetros de grosor (Americana, Sudamericana, Euroasiática, Africana, Antártica, Indo australiana, Filipinas, del Pacífico, Cocos, Caribe, Árabe y Nazca), las cuales se están acomodando constantemente, desde hace millones de años. Aunque no siempre lo sentimos, pequeños terremotos se desarrollan prácticamente a cada instante y sólo el 10% de los terremotos suceden lejos de los límites de estas placas.

La forma en las que funciona nuestro planeta es realmente asombrosa y nos deja mucho en que pensar, ¿no lo crees? ¿Qué otras cosas sabes tú acerca de los terremotos? 

 

Artículos recomendados