El deterioro de la capa de ozono: ¿Fenómeno natural o culpa de la actividad humana?

Uno de los problemas ambientales de los que escuchamos hablar con mayor frecuencia es el de la destrucción de la capa de ozono. Sabemos que hay un agujero de ozono sobre la Antártida y que ello es perjudicial para nuestro planeta, y que nosotros, los seres humanos, alimentamos su crecimiento con la contaminación y la emisión de los llamados gases de invernadero.

Pero seamos sinceros, ¿cuánto entendemos el problema realmente?

¿Qué es exactamente la capa de ozono?

Entender el problema de la capa de ozono implica, primeramente, tener claro qué es exactamente. La ozonósfera —capa de ozono— es la zona de la estratósfera terrestre que concentra la mayor cantidad de ozono.

El ozono (O3) a temperatura y presión ambiente es un gas de olor acre y generalmente incoloro, pero en grandes cantidades puede volverse ligeramente azulado.

La ozonósfera concentra más del 90 % de todo el ozono de la atmósfera y se extiende de los 15 a los 40 kilómetros de altitud. Su principal función es absorber la radiación ultravioleta que proviene del sol. Se estima que la capa de ozono logra absorber entre el 97 y el 99 % de la radiación solar.

De esto se deriva la importancia de la capa de ozono; sin ella, la radiación ultravioleta llegaría a la superficie terrestre y no sería posible la vida como la conocemos.

El deterioro de la capa de ozono

Una parte del deterioro de la capa de ozono es un proceso natural de desgaste, la otra parte es directamente culpa de la actividad humana.

Desde las últimas décadas del siglo XX los científicos se han dedicado más fuertemente a los estudios ambientales, y han descubierto lo que se conoce como «agujero de la capa de ozono», una región de la atmósfera terrestre donde la densidad de la ozonósfera se reduce drásticamente.

A pesar de que la mayor parte de las emisiones contaminantes se producen en el hemisferio norte del planeta, dado que es donde están los países más urbanizados e industrializados, el agujero de la capa de ozono se encuentra sobre la región de la Antártida, en el hemisferio sur. 

Por mucho tiempo esto fue un verdadero misterio para los científicos, pero finalmente descubrieron que se debe a que en esa región se dan las condiciones para la formación de un tipo particular de nubes en la estratósfera.

El agujero de ozono se produce por la emisión desmedida de clorofluorocarbonos (CFCs) —por ejemplo aerosoles o refrigerantes industriales— y fungicidas del suelo, los cuales son capaces de destruir la ozonosfera 50 veces más rápido que los CFCs.

La capa de ozono y el cambio climático

Gran parte del cambio climático que estamos viviendo se debe al deterioro de la capa de ozono, pero no todo. Una parte del cambio climático se debe a otros factores, e icluso también a causas naturales.

De modo general podemos decir que ambos fenómenos están íntimamente relacionados, mas debemos tener claro que son cosas diferentes.

La principal característica del cambio climático es el calentamiento global, que produce el paulatino derretimiento de los casquetes polares y, por consiguiente, el aumento del nivel del mar

El clima en la Tierra es cíclico, el cambio climático es un fenómeno natural, el problema es cuánto lo acelera y radicaliza la actividad humana.

Enlentecer el cambio climático es fundamental para evitar que sus consecuencias sean catastróficas para la vida en el planeta. En ese sentido, reducir las emiciones de gases contaminantes es un primer y fundamental paso que la humanidad debe dar.

Los países más contaminantes del mundo según sus emisiones de dióxido de carbono

Síguenos en Facebook

Artículos recomendados