¿Qué es un agujero negro?


Uno de los fenómenos astronómicos más asombrosos son los agujeros negros, pero para el lector común puede ser algo difícil entender qué es un agujero negro. La definición correcta de los agujeros negros puede ser algo compleja porque involucra el concepto de la curvatura del espacio-tiempo. Pero básicamente, un agujero negro es una región limitada del espacio-tiempo provocada por una gran concentración de masa en su interior.

Tienen una densidad extremadamente alta y esto genera un campo gravitacional del que ninguna partícula de material puede escapar, incluso la luz se ve atrapada por la fuerza gravitacional de los agujeros negros. La gravedad de un agujero negro es tal que representa una superficie cerrada, llamada horizonte de sucesos. Esto es por la gran energía que posee.

Astrónomos y científicos de todo el mundo están convencidos de que en el centro de casi todas las galaxias, entre ellas la Vía Láctea, existen agujeros negros supermasivos. La existencia de los agujeros negros se fundamenta en observaciones astronómicas, especialmente las emisiones de rayos X hacia estrellas binarias y galaxias activas.

Según su origen se pueden distinguir tres tipos de agujeros negros:

Agujeros negros supermasivos: Con una masa equivalente a millones de estrellas, serian los que están en el corazón de muchas galaxias. Su nacimiento se relaciona al nacimiento de las galaxias.

Agujeros negros de masa estelar: Se forma a partir de una estrella con una masa aproximadamente 2,5 veces mayor a la del Sol. Cuando la estrella implota se convierte en una supernova y su núcleo se concentra en un volumen que disminuye cada vez más.

Micro agujeros negros: Este tipo de agujeros negros son hipotéticos. Aun esta en discusión su existencia, serian como los estelares pero de menor tamaño.
Con la diferencia que pueden evaporarse en un periodo de tiempo relativamente corto mediante la emisión de radiación, un tipo especial de radiación llamado “radiación de Hawkings”.

 

Artículos recomendados