Experimentos divertidos para niños

¿Quieres aprender a hacer algunos experimentos divertidos para niños? ¿A tus hijos les gusta la ciencia, pero no sabes muy bien cómo explicársela? No hay nada mejor que unos divertidos experimentos para que los niños estén interesados por la ciencia y aprendan conceptos básicos necesarios en el día a día.

Experimentos para niños

Haciendo un arcoiris (en una habitación oscura)

La luz es todo lo que nos rodea, y viaja en el aire en línea recta. Solo podemos ver los objetos si la luz llega a ellos. Además, cuando la luz golpea una superficie, rebota o se refleja. Incluso, si tenemos un objeto transparente la luz puede pasar a través de él, cosa que no sucede cuando un objeto es opaco. Por ejemplo, la luz se ve extraña debajo del agua, porque es transparente, pero allí viaja de forma diferente que en el aire, ralentizándose y doblándose.

Para hacer un arcoiris propio, este hermoso fenómeno de la naturaleza y la luz, necesitamos:

  • Cinta
  • Agua
  • Espejo
  • Tijeras
  • Tarjeta blanca
  • Cuarto oscuro
  • Caja de plástico transparente
  • Linterna
  • Un papel negro grueso

En el papel negro recortamos la forma de la linterna -solo la parte por la que sale la luz-, y le hacemos una pequeña hendidura en el centro. La fijamos con cinta en la linterna. Llenamos la caja de plástico hasta la mitad con agua, y colocamos dentro el espejo, apoyado sobre el extremo en ángulo. Apuntamos la linterna hacia el espejo, y sostenemos la tarjeta blanca de tal forma que el haz de luz reflejado en el espejo se vea en ella. Apreciaremos un arcoiris en esa tarjeta, ya que cuando la luz viaja a través del agua se ralentiza y se dobla, apareciendo los colores del arcoiris, cada uno en un sitio diferente porque cada color viaja a una velocidad diferente.

Flores de colores

La absorción es un proceso mediante el cual pequeñas partículas penetran por pequeños orificios. En este caso, necesitamos:

  • Agua
  • Tijeras
  • Colorante alimenticio
  • Vaso
  • Tallo de apio o clavel blanco

Llenamos el vaso con agua y le agregamos unas gotas de colorante. Cortamos el extremo del tallo y ponemos el apio o la flor dentro. El colorante será succionado por el tallo a lo largo de lo vasos, y comenzarán a cambiar de color los pétalos o las hojas. Las plantas necesitan agua para vivir, y la absorben por esos mismos vasos.

Un pequeño volcán en erupción

Una reacción química es la combinación de dos reactivos para formar un producto nuevo, aunque no siempre es causada por la mezcla de dos sustancias juntas. En este experimento divertido para niños haremos un volcán en miniatura mediante una reacción química. Para ellos necesitamos:

  • Colorante rojo
  • Plastilina
  • Bicarbonato de sodio
  • Vinagre

Con la plastilina -también se puede usar arcilla- creamos la forma de un volcán, en el que haremos un pozo en el centro. En ese hueco ponemos una cucharada de bicarbonato de sodio, un poco de colorante rojo y luego el vinagre. Nos apartamos ya que el volcán entrará en erupción.

¿Te han gustado estos experimentos divertidos para niños? ¿Cuál es tu experimento favorito?

 

Artículos recomendados