¿Por qué tenemos pesadillas?

Las pesadillas son una fuente de preocupación, molestia y angustia para todo aquel que las haya experimentado, pero la mayoría de nosotros no tenemos una idea clara sobre qué las provoca. ¿Porqué tenemos pesadillas? Bueno, hoy intentaré darles una idea de que factores contribuyen a que suframos estos sueños tan perturbadores y que le han arruinado la noche a más de uno.

Primero que nada debemos definir pesadilla como un sueño que causa una fuerte respuesta emocional negativa en el durmiente, típicamente involucrando miedo y/o horror. El sueño puede contener situaciones de peligro, terror psicológico o físico, entre otros. El que las experimenta generalmente despierta en un estado de malestar emocional y pueden ser incapaces de volver a conciliar el sueño por unas cuantas horas.
Las pesadillas pueden tener una causa física, psicológica o una combinación de ambas. Muchas veces pueden surgir de dormir en una posición incómoda o por razones psicológicas tales como stress o ansiedad. Comer antes de dormir, que dispara el metabolismo y la actividad cerebal del cuerpo humano, es un potencial estímulo para las pesadillas.

Estudios médicos sostienen que casi las 3/4 partes del contenido de los sueños elicita emociones negativas pero las pesadillas son generalmente algo ocasional. En casos en que se observan pesadillas recurrentes que interfieren con los patrones de sueño, es necesario consultar con un médico especializado.

Un estudio sostiene que las pesadillas ocurren en promedio una vez al mes y varían radicalmente dependiendo de la edad. No son comunes en los niños de menos de 5 años, pero sí en los niños jóvenes (el 25% experimenta una pesadilla al menos una vez a la semana). Es en los adolescentes que las pesadillas son más frecuentes mientras que en los adultos de 25 a 55 años son relativamente poco comunes.

Espero que esto les haya servido para entender que una pesadilla ocasional no es nada de qué preocuparse, aunque si las experimentan con mucha frecuencia deberían asesorase adecuadamente y descubrir su origen.

 

Artículos recomendados