¿Cómo funcionan los pararrayos?

Para explicar cómo funcionan los pararrayos primero tenemos que saber qué es un rayo. Los rayos son descargas electrostáticas que impactan en la superficie terrestre con una potencia que varia entre 200 mil y un millón de voltios. Se originan únicamente en las nubes en las que se han formado cristales de hielo. El movimiento de estos cristales acumula una fuerte carga de electricidad estática.

Las diferencias de cargas eléctricas entre la tierra y la atmósfera hacen que se produzca la descarga. Al caer, el rayo va buscando los lugares por donde más facilmente puede conducirse, y estos en general son cualquier elemento con forma vertical como árboles o edificios.

El pararrayos fue inventado por Benjamin Franklin en 1753, y su función es la de atraer los rayos para evitar que caigan en otros lugares peligrosos. Esta construido por una antena metálica que termina en forma de punta, donde se encuentra una bola de cobre o de platino. La barra vertical de la antena está unida a tierra por un cable conductor que lleva la descarga hacia el suelo.

Es de vital importancia que el pararrayos esté en un lugar bien alto, por encima de cualquier otra estructura que pueda haber en la zona. Los rayos se rigen por los mismos principios de la electricidad. Estos nos dicen que la electricidad siempre buscará moverse por la zona que más fácil le resulte. Y en el caso de los rayos lo más seguro es que caiga en el punto más alto, que es también el punto más cercano al que se origino el rayo, arriba en la nube.

Otra característica de suma importancia en un pararrayo es el cable que lleva la corriente al suelo, el cable neutraliza el poder destructivo de los rayos gracias a que permite una polarización de  las cargas eléctricas, que lleva la descarga al suelo.

 

Artículos recomendados