¿Para qué sirven los Rayos X?


Los rayos X son un gran apoyo para el diagnóstico en la medicina, aunque – y tal vez no lo sabías–pueden tener otros usos importantes también. Entonces, ¿para qué sirven los rayos X? ¿Cómo funcionan los rayos x?

Historia de los rayos X

Los rayos X fueron observados por primera vez por Wilhelm Conrad Roentgen en 1895. Este científico alemán los descubrió por casualidad mientras realizaba un experimento con tubos de vacío.

Tan solo una semana después tomó por primera vez una radiografía de la mano de su esposa. La fotografía despertó gran interés en el mundo científico por el nuevo tipo de radiación, a la que Conrad llamó X por ser desconocida.

¿Cómo funcionan los rayos X en la medicina?



Los rayos X son una forma de radiación electromagnética que puede penetrar a través del cuerpo humano y producir sombra.

Cuando nos vamos a hacer una radiografía, se suele poner detrás de nosotros una placa sensible a los rayos X, y estos se disparan a través de uno. Los dientes y huesos se ven con mayor claridad porque absorben mayor cantidad de rayos X, al ser más densos.

La radiografía es algo similar a una fotografía pero realizada con rayos X; el fluoroscopio, el mamógrafo y la tomografía computarizada son algunos de los aparatos que utilizan rayos X para el diagnóstico médico.

Sin lugar a dudas, la radiación no es buena para el ser humano. Sin embargo debemos tener en cuenta que las dosis de radiación de los rayos X no producen, en general, efectos adversos. La radiación producida por un examen común corresponde a un año de exposición a la radiación por fuentes naturales.

Sólo en tratamientos con una mayor exposición o exposición múltiple a la radiación -como los cateterismos- puede haber riesgos. Entre los efectos adversos puede verse infertilidad, pérdida del cabello y enrojecimiento de la piel. Las mujeres embarazadas deben informar que lo están, ya que los fetos sí pueden ser más sensibles a la radiación.

Algunos procedimientos con rayos X pueden ser evitados y sustituidos por una ecografía o una resonancia magnética. Las ecografías son útiles en exámenes de pelvis y abdomen, testículos y durante el embarazo. La resonancia magnética se utiliza principalmente para la cabeza, la columna vertebral y las articulaciones.

Los rayos X en otras áreas


Los rayos X no sólo se utilizan con propósitos médicos, sino que tienen otras aplicaciones. Por ejemplo, en la astronomía se utilizan satélites detectores de los rayos X que producen algunos elementos del espacio -por ejemplo, los agujeros negros, las estrellas de neutrones, remanentes de supernovas o el Sol-. Estos detectores miden el número de fotones, su energía y qué tan rápido son detectados para aportarnos datos sobre el objeto que envía rayos X.

También son utilizados para escanear paquetes -todos conocemos el escáner de los aeropuertos-. También ha servido a los científicos para saber cómo los átomos están dispuestos en los cristales, se ha utilizado para saber si un cuadro es realmente de un pintor famoso, para reconocer perlas y piedras reales de las sintéticas y muchas otras cosas más.

Sin duda los rayos X sirven para muchas cosas, y nos han ayudado a lo largo de los años a hacer diagnósticos certeros y encontrar curas más rápidamente.

 

Artículos recomendados