El dinosaurio carnívoro más grande del mundo

Los dinosaurios carnívoros son quizás los animales más sorprendentes que han pisado la Tierra. Sin dudas que el más conocido es el Tyrannosaurus rex, pero el dinosaurio carnívoro más grande del mundo durante todo el reinado de los dinosaurios fue el Spinosaurus, que llegaba a medir hasta 9 metros de longitud desde la cabeza hasta la cola y podía llegar a pesar hasta casi 10 toneladas.

Este gran depredador se alimentaba de presas pequeñas y medianas, y se cree que también eran animales de carroña. La característica distintiva del Spinosaurus era una especie de vela que se extendía a lo largo de su cuerpo y sobre el lomo.

Esta estructura estaba formada por largas extensiones de huesos como costillas o espinas cubiertas por piel. Paleontólogos de todo el mundo siguen discutiendo cuál era la función de esta estructura, y muchos creen que podría haber sido usada como un mecanismo para regular la temperatura corporal, para intimidar a sus rivales o quizás cumplía una función reproductiva para atraer al sexo opuesto.

Todos los dinosaurios carnívoros se agrupan dentro de los terópodos y vivieron en la tierra durante el período Triásico superior y hasta el Cretácico superior, hace unos 225 o 65 millones de años atrás.

La mayor parte de los terópodos tenían dientes curvos, en cambio los dientes del Spinosaurus eran rectos y funcionaban como afilados cuchillos con los que podía cazar a casi cualquier animal. Aunque se cree que se alimentaba de presas pequeñas como peces y roedores, es bastante probable que también se alimentase de otros dinosaurios herbívoros de casi su mismo tamaño.

Como es de suponer, el dinosaurio carnívoro más grande prácticamente no tenía rivales a la hora de conseguir alimento. Ningún otro dinosaurio se hubiese atrevido a enfrentarlo debido a su imponente tamaño, que incluso simulaba ser aún más grande al extender su vela.

Quizás el único capaz de hacerle frente con éxito era el T. Rex, pero si alguna vez surgió una pelea entre estos dos pesos pesados de los dinosaurios, nunca lo sabremos con certeza.
 

 

Artículos recomendados