Dinosaurios marinos gigantes no, plesiosaurios


En varias oportunidades nuestros lectores nos han pedido que hablemos sobre “dinosaurios marinos gigantes” y bueno, necesariamente debemos hablar al respecto. En primer lugar, porque nunca existieron los dinosaurios marinos, sí existieron los reptiles acuáticos gigantes: referirse a éstos como dinosaurios marinos es incorrecto. Aprendamos más sobre esta cuestión...

Reptiles acuáticos del Mesozoico, no “dinosaurios marinos”

La Era Mesozoica es conocida popularmente como "la edad de los dinosaurios" y la “era de los dinosaurios” desde la zoología. Una de las razones por las que recibe este nombre es porque dichas criaturas dominaron los ambientes terrestres durante el período de la prehistoria que se ubica entre la era Paleozoica y la era Cenozoica.


Durante toda esta era, los cálidos climas posibilitaron diversos desarrollos evolutivos que ampliaron el abanico del reino animal. A pesar de todo, lo cierto es que ningún dinosaurio pudo adaptarse a la vida en el mar. No obstante, los océanos mesozoicos tenían una amplia variedad de criaturas: lo importante es que éstos no eran dinosaurios.

Especies de reptiles acuáticos gigantes


Algunas de las especies de reptiles acuáticos mesozoicos más sorprendentes eran los Ictiosaurios, poderosos nadadores con grandes mandíbulas y colas con forma de media luna que llegaban a tener tamaños que ningún delfín moderno podría llegar a tener, llegando fácilmente a los 15 m de largo.

Los Ictiosaurios aparecieron por primera vez en el Triásico, aproximadamente al mismo tiempo que los primeros dinosaurios y sobrevivieron hasta la mitad del Cretácico, hace unos 110 millones de años. El primer Ictiosaurio fue descubierto en 1811 por una niña en los acantilados alrededor de Lyme Regis, en Inglaterra.


En esta época también se encontraban los Plesiosaurios, que han sido descritos como "serpientes unidas con cuerpos de tortugas". Estos animales tenían cuerpos con forma de tortugas con cuatro largas aletas, colas cortas y puntiagudas y cuellos largos similares a los de las serpientes.

Sus cabezas relativamente pequeñas estaban armadas con dientes muy afilados. Aunque nada se sabe a ciencia cierta sobre sus hábitos de apareamiento, podrían haber tenido las mismas prácticas que las tortugas modernas. El Plesiosaurio más grande llegaba a tener una longitud de 14 m.

Otros animales marinos gigantes eran los Pliosaurios, que en un principio se supuso que estaban relacionados con los Plesiosaurios, pero estos tenían cuellos más cortos, así como también cabezas y mandíbulas más grandes. El Pliosaurio más grande era el Kronosaurus, que medía 12.8 m de largo.

Los Ictiosaurios, Plesiosaurios y Pliosaurios estaban tan perfectamente adaptados a su ambiente que sus esqueletos casi no muestran similitudes con otros reptiles. Su posición y relación taxonómica con los reptiles terrestres permanece incierta.

Ahora que ya sabes bien que no tienes que referirte a ellos como dinosaurios marinos gigantes, disfruta de esta galería de imágenes de reptiles acuáticos gigantes del Mesozoico con recreaciones gráficas diseñadas por artistas de acuerdo a la descripción que de cada criatura hacen los paleontólogos. No olvides ampliar las imágenes en miniatura para apreciar bien cada una.

      

¿Y bien, qué te pareció? ¿Qué otras cosas sabes sobre estos gigantes del Mesozoico o te gustaría aprender sobre ellos? 

 

Artículos recomendados