¿Por qué es contagioso el bostezo?

Seguramente alguna vez has bostezado frente a otra persona, ésta te vio hacerlo y breves instantes después, esa persona también acabó bostezando. Por ende, de seguro al menos una vez en tu vida te has preguntado: ¿por qué es contagioso el bostezo? Pues bien, ver alguien bostezando, escuchar un bostezo o incluso leer sobre los bostezos, puede hacerte bostezar. Así que prepárate porque hoy voy a presentarte algunas posibles respuestas a este antiguo y verdadero misterio, ¡te reto a no bostezar con esta publicación y todas estas imágenes!

¿Qué es un bostezo?

El diccionario (RAE) lo define como una acción involuntaria, más precisamente como el:

“Hacer involuntariamente, abriendo mucho la boca, una inspiración lenta y profunda y luego espiración, también prolongada y generalmente ruidosa. Es indicio de tedio, debilidad, etc., y más ordinariamente de sueño.”

Los bostezos ocurren a todas las edades por igual y también en algunas especies de aves, reptiles y otros mamíferos, como por ejemplo en los perros. Al contrario de lo que comúnmente se cree sobre los bostezos, no están tan relacionados con el sueño sino a la vigilia o al menos así se lo puede traducir de acuerdo a una serie de estudios al respecto.

¿Por qué se contagian los bostezos?

Si nos detenemos en lo referente a los aspectos físicos, según un artículo recientemente publicado por BBCnews, bostezar produce un enfriamiento en el cerebro, el cual ayuda a que el cerebro funcione mejor. Según la teoría que sostiene que el bostezo se produce como un mecanismo de enfriamiento y regulación del funcionamiento cerebral, es sabido que los bostezos se contagian desde tiempos ancestrales. Para entonces, los bostezos ayudaban a los grupos de vigilantes de nuestros antepasados a mantenerse alerta y detectar el peligro después de varias horas de vigilia y vigilancia.

Por otro lado, en las noticias de Discoverynews, se ha señalado que algunas investigaciones sobre el bostezo han arrojado resultados que han determinado que el bostezo contagioso es un signo de empatía, una peculiar forma de vinculación social. Destaca además que los niños comienzan a desarrollar este comportamiento de contagio a partir de los cuatro años de edad y que en niños con autismo existe la mitad de posibilidades de que el bostezo se contagie. Algo realmente sorprendente, ¿no?

Los investigadores señalan que el bostezo implica un cierto tipo de vínculo, de comunicación social, por lo que los médicos serían capaces de diagnosticar problemas de comunicación y desarrollo social en niños con mayor facilidad que antes y todo gracias a los bostezos. Aunque como ya había mencionado al comienzo, varias especies bostezan, sólo en los humanos, los chimpancés y en algunas razas de perros, el bostezo es contagioso.

Conocer mejor las características de algo tan simple y tan naturalizado como lo es un bostezo contagioso, puede traer importantes avances al mundo de la ciencia en campos como la medicina y la psicología. Te invitamos a echarle un vistazo a este vídeo sobre el contagio de los bostezos en animales, en el cual se puede apreciar claramente cómo se contagia el bostezo entre los chimpancés.

Puede que no hayas bostezado con los chimpancés pero intenta mirar a otra persona bostezar e impedir que inmediatamente te suceda lo mismo. Si lo logras, ¡por favor, háznoslo saber! ¡Yo no dejé de bostezar en toda la redacción!

Realmente interesante, ¿no es así? ¿Qué opinas sobre todo esto? 

 

Artículos recomendados