¿Se enamoran los animales?

Una pregunta muy interesante que surge cuando hablamos de las relaciones sociales en el reino animal es si los animales se enamoran.

Muchas personas así lo consideran, a pesar de que los biólogos que estudian dichos comportamientos se muestran cautelosos antes de dar una respuesta afirmativa.

En cualquier caso lo que sí resulta cierto es que hay animales cuyas conductas sugieren algún tipo de elección distintiva a la hora de aparearse. En Ojo Científico les traemos algunos ejemplos de animales que se aparean a largo plazo.

Animales que se aparean a largo plazo

Cisnes

Estos hermosos animales suelen aparearse para toda la vida y solo buscan una nueva pareja cuando la que tienen muere o se pierde. Al parecer comienzan el proceso de selección a los 2 o 3 años de edad y seducen al sexo opuesto sumergiéndose en el agua y moviendo sus cuellos. Una conducta muy especial que poseen es que se dan besos en el pico y, al hacerlo, se forman figuras de corazones.

Gansos

Aunque parezca increíble, los gansos son animales muy leales a sus parejas, con las que desarrollan relaciones a largo plazo. Desde luego, son mecanismos adaptativos desarrollados para potenciar el proceso de la cría. La monogamia parece ser una buena solución para que se garantice de manera óptima el futuro de la especie.

Patos mandarines

Los patos mandarines no mantienen su fidelidad de por vida, pero sí lo hacen durante algunas estaciones. Mientras la hembra incuba, el macho mantiene una conducta promiscua; esta durante este período encuentra un socio temporal que la acompaña.

Grulla de cola blanca

La grulla de cola blanca es un ave oriunda de la India, país donde es considerada un símbolo de la fidelidad conyugal. Se aparean para toda la vida y cuando uno de los dos pierde al compañero, se deja morir de inanición. Por esa razón es tradición que las personas que se esten casando vayan a ver a una pareja de estos animales.

Lobos

Los lobos, esas criaturas que siempre aparecen como personajes malvados y estafadores en los cuentos populares, nos muestran un lado de su vida digno de admiración. Sus relaciones familiares son más fieles y piadosas que incluso las del ser humano. La manada se forma en torno a un lobo y una loba con sus cachorros, y adoptan estructuras nucleares, donde se protege a los miembros y se respetan.

Gibones

Los gibones son los animales que se aparean de por vida, más cercanos a la especie humana. Forman vínculos de pareja muy fuertes y manifiestan un dimorfismo sexual, o sea, machos y hembras son del mismo tamaño aproximadamente, lo que señala que ambos sexos tienen igualdad en sus relaciones.

Enamorarse, del modo en que lo concebimos socialmente, es sin dudas un acto humano. Sin embargo, vale la pena preguntarse si en la naturaleza también se dan este tipo de relaciones. Los ejemplos de animales que se aparean a largo plazo, así como las características de sus interacciones, parecen apuntar a algún tipo de distinción y abren espacio a la duda.

 

Artículos recomendados