Cómo ocurre un terremoto

Ante la durísima situación por la que muchos de nuestros seguidores atraviesan tras los terribles terremotos en Ecuador, la comunidad no deja de formularse las mismas interrogantes una y otra vez.

De las tantas catástrofes naturales que existen, pocas son tan terribles, imprevisibles y aterradores como los terremotos.

Son capaces de provocar toda clase de siniestros y como ya sabemos, lamentablemente, siempre terminan llevándose vidas humanas. 

¿Cómo y por qué ocurre un terremoto? ¿Cómo se detectan y propagan? ¿Cuáles son sus causas? Intentaremos aportar nuestro nanogranito de arena desde la información y el conocimiento para ayudar en esta tragedia. 

¿Qué es y cómo ocurre un terremoto?

Un sismo o terremoto, también conocido como temblor de tierra, es justamente un temblor o una sacudida del terreno provocada por un choque de placas tectónicas en el que se da una ruptura súbita de la corteza rocosa de la Tierra y la liberación repentina de energía.

Nuestro planeta esta hecho de un montón de roca que está en un casi imperceptible pero constante movimiento. Ese montón de rocas en movimiento inevitablemente termina golpeándose, rozándose y entrechocando una y otra vez. En determinadas ocasiones, algunos fragmentos terminan haciendo fricción y rompiéndose de forma abrupta, provocando la liberación de grandes cantidades de energía elástica acumulada.

El conjunto de todos estos hechos es precisamente lo que llamamos «terremoto», y al ser algo que sucede de forma constante, los terremotos están ocurriendo todo el tiempo, la cuestión es que en la gran mayoría de los casos son imperceptibles. Por ello es que se suelen conocer como pequeños sismos o leves terremotos, sin embargo, en ocasiones, ocurren otros de gran magnitud y es entonces cuando surgen los problemas, pues con ellos vienen las ondas sísmicas.

En la Tierra hay cuatro capas fundamentales, ellas son: el núcleo interno, el externo, el manto y la corteza. Esta última junto a la parte superior del manto forman la delgada superficie de la Tierra, la cual se encuentra fragmentada en enormes trozos que llamamos placas tectónicas y estas como te señalaba anteriormente, se mueven sin cesar.

Los bordes de estas placas se llaman límites y en ellos hay muchas imperfecciones o fallas, a lo largo de las fallas es en donde se producen los movimientos que terminan provocando los terremotos.

Para ampliar algunos conceptos sobre cómo se produce un terremoto, puedes echarle un vistazo a este vídeo. ¡Te será de gran ayuda!

La propagación de las ondas sísmicas y sus consecuencias

Con los movimientos sísmicos de un terremoto, ondas elásticas similares a las del sonido o a las olas en el agua se propagan desde el hipocentro de la Tierra.

Ocurre exactamente lo mismo que cuando, por ejemplo, tiramos una roca en un estanque de agua, las ondas se expanden hacia todas partes.

Eso es lo que ocurre en un terremoto, pero con energía en forma de una onda sísmica y existen dos tipos que se van moviendo por el interior de la Tierra: las primarias y las secundarias.

Las ondas sísmicas primarias (ondas P) se mueven a altas velocidades y pueden atravesar sólidos, líquidos y gaseosos, sin problemas alguno.

Mientras atraviesan todo esto, con su energía van chocando todo a su paso, moviendo y empujando las rocas hacia la superficie en donde terminan llegando como un golpe brusco.

Las ondas sísmicas secundarias (ondas S), por su parte, se mueven con mayor lentitud y solo logran atravesar sólidos. Estas se propagan de forma perpendicular, en cuanto al sentido de vibración de las partículas.

Pero por otro lado están las ondas que se mueven por la superficie y no por el interior de la Tierra. Ellas son las ondas sísmicas superficiales, que son aún más lentas y que son el resultado de las otras dos anteriores.

Los terremotos ocurrieron a lo largo de toda la historia de la humanidad y, entre otras cosas, han provocado todo tipo de desastres, tales como tsunamis, incendios, derrumbes o maremotos. Solamente en los últimos 15 años, como resultado de estas catástrofes, han muerto casi 1 000 000 de personas.

Síguenos en Facebook

Artículos recomendados