Mitos científicos: los seres humanos usamos un 10% de nuestro cerebro

Uno de los grandes mitos vinculados al ser humano, la ciencia y la medicina es que del total de nuestro cerebro sólo utilizamos el diez por ciento, o tal vez porcentajes menores, ya que aún no hemos evolucionado lo suficiente como para poder utilizarlo en su totalidad, lo cual nos convertiría en súper seres humanos.

Este mito, como la mayoría de los mitos, ha sido repetido miles de veces en diferentes contextos y sin embargo es totalmente falso, por suerte.

Conozcamos un poco más en profundidad cómo se ha originado y propagado el mito de que los seres usamos sólo un 10% de nuestro cerebro, y cómo los científicos han logrado revelar la verdad al respecto.

El origen del mito

Existe una frase atribuida a Joseph Goebbels que dice que “una mentira repetida mil veces se convierte en verdad”, por fortuna no siempre ocurre así, ya que los seres humanos seríamos bastante tontos y torpes si anduviéramos por la vida usando solo el 10% de nuestro cerebro.

El momento específico en el que se originó este mito se ha perdido a lo largo de la historia, sin embargo ha sido repetido hasta el cansancio en los medios de comunicación, por los parapsicólogos y, lo peor de todo, hasta por algunos científicos.

Probablemente el origen se remonte hacia finales del siglo XIX a partir de unos folletos de autoayuda que realizaban esta afirmación y también a una supuesta frase que Albert Einstein contestó a la periodista de un diario, quien preguntaba por su gran inteligencia, y a la que le contestó que sólo utilizaba un 10 por ciento de su cerebro.

Los súper poderes parapsíquicos

En 1997 Michael Clark publicó un libro llamado “Razón para creer: Una guía práctica de los fenómenos de los fenómenos psíquicos”, donde se afirmaba que sólo utilizabamos un diez por ciento de nuestro cerebro.

En el libro Clark menciona a otra persona que realiza la misma afirmación, Craig Karges, que a su vez ofrece unos costosisimos entrenamientos para poder aprender a utilizar ese porcentaje de cerebro que tenemos en nuestras cabezas, aparentemente solo ocupando espacio.

Para promocionar sus conferencias y libros Craig Karges dice, que si sólo utilizamos nuestro cerebro al 10 o 20 % imagínense como podría ser si usaramos en su totalidad.

Un par de años más tarde, Dale Carnegie publica su libro “Cómo suprimir las preocupaciones y disfrutar de la vida” en donde hace referencia a Uri Geller, un extravagante mago psíquico, que gracias a que utilizaba la totalidad de su cerebro, y no el 10% como el resto de los mortales, era capaz de doblar una cuchara sin dificultad.

A continuación les dejo un viejo video donde se puede ver el truco de la cuchara de Uri Geller.

Desterrando el mito

Gracias a los avances tecnológicos y a que las investigaciones en medicina han profundizado mucho, sobre todo en lo que refiere a la neurología, hoy podemos afirmar que este mito es totalmente falso.

El neurólogo Barry Gordon en la Universidad Johns Hopkins School of Medicine en Baltimore, indicó a la revista Scientifc American, que este mito es totalmente falso, y que no sólo ha perdurado gracias a los parapsicólogos y a los medios de comunicación, sino también a la propia percepción que los seres humanos tenemos de nuestros cerebros, por los errores que cometemos, la cosas que olvidamos, las dificultades de aprendizaje, etc.

John Henley, neurólogo de la Mayo Clinic in Rochester, Minnesota, afirmó que la mayor parte del día utilizamos el 100 % de nuestro cerebro, incluso mientras dormimos.

Henley afirma también que pueden existir cerebros que a causa de un accidente o una lesión no funcionan normalmente y tal vez existan actividades que las personas no pueden realizar, como caminar, hablar, aprender, memorizar, etc.

Esta es una de las pruebas que refutan el mito, ya que cualquier pequeño accidente cerebral, o el abuso de algunas sustancias que aniquilan neuronas, pueden ocasionarnos lesiones con graves consecuencias.

Nuestro cerebro está dividido en zonas, a grandes rasgos podemos decir que a cada una le corresponde una función vital diferente. La parte más grande e importante es la que se denomina cerebro fuerte, al cual le corresponden las funciones cognitivas superiores; al cerebelo le corresponden las funciones motoras, como la coordinación y el equilibrio; finalmente el tronco cerebral está más abocado a lo que son las funciones involuntarias, como la respiración. Para el funcionamiento normal de nuestro cuerpo es totalmente necesario que todas las partes, trabajen a la vez y por lo tanto no sólo un pequeño porcentaje.

Bien habiendo entonces desterrado este mito ya no tienes excusas cuando te va mal en el colegio o cuando te olvidas del cumpleaños de un amigo. Tú ¿Conocías este mito? ¿Lo creías realmente o sabías que no podía ser así?

 

Artículos recomendados