¿Por qué los gatos amasan?

Los gatos son las mascotas favoritas de millones y millones de personas en el mundo entero y para muchos de ellos, no son solo una simple mascota sino que son verdaderos amigos. Por ello es importante y siempre interesante conocer acerca de sus comportamientos y desde hace un buen tiempo venimos analizando diferentes características de estas adorables criaturas.

Aunque como ya les estuve contando en oportunidades anteriores, yo no tengo gatos como mascotas (en realidad tengo dos canes), sin embargo me parece que son unos seres con una naturaleza realmente curiosa y fascinante. Una de las cosas que siempre me pregunto al ver cómo se comportan los gatos es por qué amasan, por qué hacen ese extraño movimiento con sus patas sobre el suelo u otras superficies, así que estuve buscando algo de información al respecto, he aquí mis resultados.

Felinos en casa

Bueno, como les decía yo no tengo gatos, pero como también les estuvo contando cuando hablamos sobre por qué los gatos mueven la cola, mi novia si tiene gatos como mascota, de hecho tiene dos: un macho y una hembra. En ambos casos, estos pequeños realizaban un movimiento muy particular que los hacía ver como si estuvieran amasando algo.

Por un breve instante, me pareció como si esa escena ya la hubiese visto en algún lado. Luego de hacer algo de memoria, la imagen de un león haciendo exactamente lo mismo me volvió de inmediato. Mi recuerdo era el resultado de un documental sobre las sabanas africanas que había visto tan solo un par de días antes en televisión, en el canal televisivo Animal Planet, y encajaba perfectamente.

La conexión era más que obvia pero luego de buscar algo de información, me encontré con que aún tenía mucho más sentido...

Navegando también me encontré con un vídeo amateur en el que una chica filma a su gato amasando y se pregunta constantemente por qué lo hace. Es muy breve, te invito a echarle un vistazo.

Razones por las que los gatos amasan

Memoria e instinto

Los gatos amasan desde muy pequeños, incluso lo hacen antes de haber abierto sus ojos cuando tienen apenas unos días de vida y especialmente cuando están alimentándose. Mientras se alimentan de la teta de su madre, aprenden casi por instinto, que apretando la teta de su madre se ejercerá presión sobre la zona y por ende, la leche saldrá en mayor cantidad y con mayor fuerza, facilitando dicha alimentación.

Tiempo después, ese recuerdo queda impregnado en la memoria de los gatos de forma excepcional y aunque nada de lo que amasen nuevamente les va a dar la leche de su mamá, como si se tratara de la magdalena de Proust, toda esa alegría vuelve en forma de recuerdo.

Herencia de grandes felinos y viejos hábitats

Hay quienes sugieren que este particular comportamiento en los gatos es el resultado de una herencia biológica. Se dice que, al ser los gatos una forma evolucionada de otras especies de felinos mucho más grandes y salvajes, estas criaturas han heredado una forma de utilizar sus patas para aferrarse al follaje y al complicado terreno de los lugares que sus antepasados habitaban.

Marcar el territorio y buscar comodidad

Todos tenemos un lugar particular del sofá o una silla muy cómoda en particular que no queremos que nos ocupen, con los gatos pasa lo mismo. En las patas, los gatos poseen algunas glándulas especiales que desprenden feromonas cuando quieren marcar su territorio, entonces cuando un gato quiere advertir que tal o cual cojín o sitio del sofá es suyo, realiza lo que hoy estamos llamando “el amasar de los gatos”, liberando así esas feromonas. Por otra parte, a veces simplemente quieren estar cómodos y si una manta o un almohadón esta desacomodado, intentan acomodarlo amasando con sus patas, así de fácil.

¿Tienes gatos? ¿Los has visto hacer esto? ¿A qué crees que se debe?

 

Artículos recomendados