¿Era Newton gay?

Antes de escribir este artículo me he planteado si sería positivo frivolizar la figura de Newton, y me dí cuenta de que posiblemente sí. Continuamente nos interesamos por la vida amorosa de figuras con una relevancia mucho menor, y como consecuencia de nuestro interés por su vida personal se suelen hacer mucho más populares.

Tal vez "humanizar" un poco la figura de uno de los mayores científicos de la historia nos permita acercarnos de un modo distinto al personaje, comprender las situaciones por las que tuvo que pasar para convertirse en la gran figura que es y hacerlo un poco más accesible. Repasemos pues la vida amorosa de Newton, y tal vez comprendamos un poco mejor su carácter reservado.

Catherine Storer ¿el primer amor de Newton?

Newton nunca se casó ni tuvo relaciones con ninguna mujer durante su edad adulta y, como hoy en día, eso es suficiente para que muchas personas crean que no estaba interesado en el sexo opuesto. Aunque tal vez esto no sea del todo cierto.

Cuando cumplió doce años Newton fue enviado a estudiar a una escuela de enseñanza secundaria en Grantham, alojándose mientras duró su educación en casa de un farmacéutico, el señor Clarck.

Fue en esta época cuando Newton construyó la mayor parte de sus artilugios, como una maqueta funcional de un molino de viento, o una cometa con un farolillo que hizo volar de noche. Durante su estancia compartió techo con la hija del señor Clarck, Catherine Storer.

No hay pruebas de que realmente sucediese algo entre ellos, incluso hay quien dice que Newton inventó esta historia para evitar demasiadas habladurías sobre su vida personal, parece que no lo consiguió. En cualquier caso cuando llegó a Cambridge está claro que olvidó completamente a Catherine.

Veinte años de convivencia con Nicholas Wickins

Newton accedió a una plaza en el Trinity College el 8 de julio de 1661 con 18 años de edad. Su madre se negó a sustentarle más gastos que los estrictamente necesarios, por lo que inicialmente fue un sub becario en la Universidad de Cambridge, que era la categoría más baja que podía tener un estudiante. Eso implicaba que debía trabajar como sirviente (casi esclavo) para los estudiantes de mayor rango, haciendo tareas como vaciar los orinales, y con unas connotaciones sociales muy negativas.

Pero a pesar de esta situación Newton tuvo bastante suerte, ya que fue asignado como ayudante de un amigo suyo, llamado Humphrey Babington, que no forzó en absoluto las relaciones amo-criado con Isaac, a pesar de esto cambió de compañero y decidió compartir aposentos con otro estudiante llamado Nicholas Wickins.

Durante veinte años estuvieron compartiendo aposentos, lo que hace pensar que se encontraban muy a gusto juntos. Realmente no hay pruebas de que su relación se consumara físicamente, aunque tampoco hay pruebas de que no lo hiciesen.

Su ruptura fue repentina cuando Wickins pasó a ocupar un cargo como vicario, y una vez separados tan solo intercambiaron un correo bastante impersonal sobre el reparto de Biblias.

La relación con Fatio de Duillier

Horatio Fatio de Duillier fue un joven matemático suizo con el que se relacionó a Newton entre los años 1689 y 1693. El ascenso de Fatio de matemático desconocido a miembro de la Royal Society se debe, no sólo a la influencia de Newton, sino que también fue importante el papel que tuvo develándo a Guillermo de Orange la existencia de un complot en su contra; por lo que fue le fue ofrecido un puesto como profesor. Fatio de Duillier en lugar de aceptarlo, usó su nueva influencia para viajar a Londres, donde además de ser aceptado como miembro de la Royal conoció a Newton.

Esto supuso el fin de su ascenso social, de ser un brillante matemático en Europa pasó a ser el "chico de Newton" en Inglaterra. Se conserva correspondencia entre Newton y Fatio indicando que el trato que mantenían era de una cercanía mayor a la habitual entre dos caballeros ingleses. En una de estas cartas Fatio le decía a Newton:

Desearía vivir toda mi vida, o la mayor parte de ella, contigo.

En junio de 1693 la relación se terminó abruptamente y Fatio regresó a los Paises Bajos, rompiendo todo contacto con Newton durante algún tiempo.

Tras esta relación la vida de Fatio cambió radicalmente, tan solo se volvió a relacionar con Newton en ocasión de la disputa con Leibniz sobre la autoría del cálculo diferencial y en 1707 ingresó en un grupo de religiosos extremistas conocidos como los Camisard. Parece ser que Newton no tomó muy bien la ruptura y tuvo una importante depresión nerviosa, de la que no se recuperó hasta un tiempo después, cuando aceptó el cargo de custodio de la Casa de la Moneda.

Parece ser que Fatio también tuvo relaciones cercanas con otros hombres además de Newton, lo que hizo que se multiplicasen las habladurías. Por otro lado, el hecho de que Newton fuese homosexual explicaría su carácter tan reservado.

Personalmente, más allá de una anécdota llamativa en el mundo de la ciencia me resulta bastante indiferente si Newton era gay, aunque tal vez esta información sirva para reivindicar el papel de los homosexuales en la ciencia, ya que no fue el único caso. ¿Recuerdas ahora a algún otro científico que fuese homosexual?

 

Artículos recomendados