¿Por qué zumban los oídos?


Quizás alguna vez hayan experimentado esa sensación nada agradable de tener un zumbido en los oídos o escuchar ruidos pequeños que no provienen de ninguna fuente externa. Esto es un fenómeno perceptivo que se conoce con el nombre de tinnitus o acúfenos que se puede dar bastante comúnmente y no constituye una enfermedad, sino más bien una afección que puede ser causada por distintos factores, aunque a veces sí puede ser un síntoma de una infección o una lesión en el oído.

Ahora vamos a ver por qué zumban los oídos y cuáles son los distintos factores que pueden producir este fenómeno.

Oídos sordos

Este fenómeno puede adoptar distintas manifestaciones, que van desde un zumbido o un pitido hasta un campanilleo. Puede ser intermitente o continuo, y puede representar un molesto ruido de fondo o uno muy alto que se escuche incluso por encima de ruidos externos, o que no permita siquiera escuchar una conversación normal.

Debido a que es una experiencia puramente subjetiva, muchas veces es difícil medir su gravedad usando pruebas objetivas, aunque en su diagnóstico puede calificarse como leve o catastrófica, según los impedimentos efectivos que cause en la vida cotidiana. Con respecto a esto, es que se han diferenciado dos clases de este fenómeno: el objetivo y el subjetivo.

Fenómeno objetivo

En el fenómeno objetivo, un médico puede alcanzar a escuchar el ruido en el oído de un paciente, por lo que se pueden determinar con mayor certeza las causas que lo producen. Suelen ser, en estos casos, causados por espasmos musculares que provocan pequeños chasquidos o crujidos en el oído medio.

Algunas personas experimentan en el oído un sonido que late al mismo ritmo que el pulso, que se produce por una alteración en el flujo sanguíneo cercano al oído. Generalmente, los fenómenos de tinnitus objetivo suelen ser un síntoma de otra afección relacionada a las arterias o los vasos sanguíneos y pueden ser de gravedad.


Fenómeno subjetivo

Los fenómenos subjetivos son los más frecuentes y son los que se producen en el oído (aunque en algunos casos son alucinaciones que se originan en el cerebro y no en el oído) de una persona sin que este sonido pueda ser captado por alguien más. Las causas, como decíamos, pueden ser múltiples. 

La manifestación más frecuente de este fenómeno se produce en las personas que sufren de una pérdida gradual de la audición causada por la exposición a sonidos de alta intensidad, especialmente durante largos períodos de tiempo. Esta pérdida auditiva gradual es una enfermedad que debe ser tratada, pero incluso si no se posee una perdida de la audición, la exposición a sonidos de alta intensidad puede causar zumbidos. Esta exposición se puede dar en muchos ámbitos laborales o de esparcimiento.

También puede ser causado por otras enfermedades o afecciones del oído como otitis, presbiacusia o el síndrome de Ménière.

Algunas medicaciones también pueden ocasionar zumbidos en el oído como efectos secundarios, desde analgésicos como la aspirina, hasta algunos antibióticos y antiinflamatorios.

En los últimos tiempos, por otra parte, se ha vinculado estos fenómenos en el oído a causas como el estrés por estudio, trabajo o entorno familiar.


Cada vez más personas sufren o han sufrido zumbidos en el oído, ya que también la exposición a ruidos intensos también se da cada vez más frecuentemente, con los aparatos de música portátiles, por ejemplo.

Si no se trata puede traer serias complicaciones como interferir con el sueño, o en el trabajo, y causar estrés, ansiedad o depresión. Así que la mejor forma de prevenirlos es tratar de liberar el estrés y evitar la exposición prolongada a sonidos intensos.

 

Artículos recomendados