¿Por qué los metales son buenos conductores de electricidad?

Las propiedades físicas presentes en el grupo de los metales los hacen buenos conductores de electricidad. ¿Alguna vez te has preguntado por qué? Pues hoy vamos a hablar sobre algunos conceptos de la conductividad eléctrica y sobre las características de los metales, para ayudarte a contestar esa pregunta.

Conductividad eléctrica y conductores

Comencemos haciendo las distinciones necesarias para comprender qué es la conductividad eléctrica y pues, a qué llamamos un buen conductor de la electricidad en sí. La conductividad eléctrica es el movimiento de las partículas cargadas eléctricamente, desde un medio de transmisión a otro. De la forma más simple y clara: es la capacidad presente en un elemento, medio o espacio físico para conducir la electricidad, es decir para transferir la energía eléctrica.

Un buen conductor eléctrico es un material que permite el paso a través de él con facilidad, sin ofrecer mucha resistencia. En cambio, llamamos mal conductor al material que ofrece resistencia al paso del flujo eléctrico a través del mismo. Todo buen conductor tiene entonces una alta conductividad (válida la redundancia) y una baja resistencia mientras que un mal conductor posee una conductividad escasa (o nula) y una alta resistencia.

La buena conductividad eléctrica de los metales

Explicado bajo estos términos tan triviales quizá no suene tan claro, así que pensémoslo en lo que a nivel atómico refiere. Todos sabemos que existe una unidad muy pequeña en cualquier elemento o material: los átomos; bien, todo átomo es una partícula neutra, con carga positiva en el centro y electrones de carga negativa en las diferentes órbitas externas. La carga eléctrica de cada elemento se determina de acuerdo a su estructura atómica.

Los metales tienen varios millones de átomos, cada uno con dos o tres electrones en su órbita externa (electrones de valencia). Estos electrones de valencia, en los metales, se caracterizan por una tendencia a liberarse de electrones para lograr cierta estabilidad en cuanto a la configuración de los mismos. Cabe destacar que en cambio, en su gran mayoría, los no metales tienen entre unos cuatro y ocho electrones de valencia, que carecen de esta tendencia.

Los átomos de los metales se unen formando enlaces metálicos que le dan un estructura más estrecha y estable al metal en sí. Esos átomos liberados forman una suerte de nube de electrones, la cual conduce la electricidad con suma facilidad. Cuando se aplica un campo eléctrico al material, los electrones de la misma comienzan a fluir desde un extremo del metal a otro libremente. Lo mismo ocurre con el calor en la conductividad térmica.

Así es que podemos decir que los metales son buenos conductores de electricidad y por estas razones, en lo cotidiano se los utiliza con frecuencia. Por ejemplo el cobre, metal que se utiliza para los cableados eléctricos. A continuación de dejo una pequeña lista con algunos de los mejores ejemplos de metales, no solo para la conductividad eléctrica sino también térmica.

10 metales que conducen la electricidad con gran eficacia

  • Cobre
  • Plata
  • Aluminio
  • Oro
  • Níquel
  • Cromo
  • Hierro
  • Magnesio
  • Mercurio
  • Titanio

Interesante, ¿no es así? ¿Qué otros metales buenos en la conductividad eléctrica conoces tú? 

 

Artículos recomendados