¿Qué fue primero: el huevo o la gallina?


Esta pregunta que seguramente todos nos hemos hecho marcó desde la antigüedad uno de los dilemas de causalidad más importantes y duraderos de la filosofía. Si bien muchas veces, luego de tanto tiempo de repetir la pregunta, parece más bien destinada a plantear un enigma biológico divertido y ocurrente, fue durante mucho tiempo una pregunta que servía como metáfora. Esta pregunta implicaba remontarse a los orígenes mismos de la vida y de todo lo que conocemos, y cuyo planteo se dio en áreas como la filosofía, la ciencia y la religión.

En este artículo vamos a ver algunas de las principales teorías y posibles respuestas a este antiguo dilema sobre si fue primero el huevo o la gallina, aunque durante mucho tiempo aún en el ámbito científico no existió consenso acerca de esta interrogante. Muchas respuestas apuntan principalmente hacia el huevo, pero la naturaleza metafísica de la pregunta, permite que esta siga manteniendo su vigencia a pesar de los estudios científicos.

El enigma a lo largo de la historia


La pregunta se podría extender si se formula de la siguiente manera: “¿Qué fue primero: un elemento X que no puede existir sin otro elemento Y, o un elemento Y que no puede existir sin otro elemento X?”, por eso las implicancias de la pregunta son más profundas de lo que en principio parece y, por ejemplo, se puede trasladar este enigma al hombre.

De hecho, ya el filósofo griego Aristóteles (Siglo III A.C) lo comparó con la situación del hombre y dijo que si hubo un primer hombre este existió sin padre ni madre, lo que desde la naturaleza parece imposible. La interrogante fue abordada por varios científicos reconocidos, tales como Stephen Hawking, Christopher Langan y, evidentemente, Charles Darwin.

La mención de Charles Darwin en este artículo era casi inevitable ya que esta pregunta se relaciona en gran medida con las principales teorías, sin ir más lejos, la teoría de la evolución. De acuerdo a ésta, la respuesta sería que primero fue el huevo, pero entendido este como el huevo en general y no un huevo del que luego nació una gallina (es decir, que en el mundo existían huevos antes de la existencia de la gallina).

Posibles respuestas


Más recientemente, un estudio científico a cargo de investigadores genéticos así como también de productores granjeros de gallinas, pareció llegar a una respuesta definitiva. Este grupo de investigadores llegó a la conclusión de que fue primero el huevo, basados en una simple razón: el material genético de una especie no puede modificarse durante la vida del animal.

Hay consenso científico, de acuerdo a la teoría de la evolución de Darwin, de que lo que hoy conocemos como gallina evolucionó desde otra especie de ave y, si como decíamos, la información genética no puede ser modificada en vida, la mutación necesariamente se tiene que haber dado en un embrión dentro de un huevo preexistente.

De todas maneras, esta teoría deja algunas dudas, ya que no puede surgir una nueva especie de ave (en particular las gallinas) desde un único huevo modificado genéticamente, es decir, que necesariamente tiene que haberse creado una población de huevos modificados genéticamente que constituyeran el nacimiento de muchas gallinas y así el surgimiento de una nueva especie, algo que suena menos probable y más difícil de probar.

Lo cierto es que este enigma resultó tan interesante que, como toda pregunta que vale la pena formular, más que respuestas claras y concretas despertó debates y análisis tanto filosóficos como científicos, lo que siempre es bienvenido.

¿Qué creen ustedes, fue primero el huevo o la gallina?

 

Artículos recomendados