Qué es el gas sarín y cuáles son sus efectos

Probablemente escuchaste alguna vez hablar del Gas Sarín en las noticias y, si bien sabes qué no es bueno para las personas, no queda claro qué es o cómo funciona. Es por eso que hoy hablaremos de este tan polémico compuesto, algo importante en tiempos donde las armas químicas se están haciendo comunes.

El gas sarín es un compuesto químico artificial que puede ser propagado en el ambiente y, al no tener color ni olor, pasa desapercibido hasta que se empiezan a sentir sus efectos, los que van desde mareos hasta la muerte en los casos más extremos.

La composición del gas sarín

El gas sarín no se encuentra de forma natural en el ambiente, sino que es un compuesto creado artificialmente por el hombre. Perteneciente al grupo de los organofosfatos, nació en 1938 como un pesticida, pero su uso más común ha ido hacia el lado de las armas químicas masivas.

Este compuesto, se presenta en forma de moléculas del tipo quiral, es decir que no puede superponerse por sobre su imagen. Su formula química, es la siguiente:

 [(CH3)2CHO]CH3P(O)F

El compuesto se presenta en forma líquida y es inodoro e incoloro, por lo que se hace imposible detectarlo hasta que actúa. Se libera al ambiente en forma de gas y, rápidamente, empieza a afectar al sistema nervioso.

Su forma de acción, va por neutralizar aquellos químicos encargados del funcionamiento de músculos y glándulas.

Sus efectos, dependen del grado de exposición. Las personas pueden envenenarse con gas sarín al aspírarlo en el ambiente, entrar en contacto con él o, incluso al beberlo tras haber sido vertido y combinado con otro líquido.

Dependiendo del grado de exposición y la duración de ésta, los efectos pueden ser leves, moderados o graves. En su forma más inocua, las personas sienten sus ojos irritados y empiezan toser, en casos medios hay mareos, cambios en la presión y ritmo cardiaco y, cuando ya es muy severo, llega la perdida de conciencia e incluso la muerte.

El uso del gas sarín en la historia

El año 1994, un grave atentado afectó al sistema del metro de Tokio en Japón. Se trató de un ataque terrorista con gas sarín que afectó a más de 6 mil personas. De ellas, 13 resultaron muertas y una parte importante presenta secuelas que complican su salud hasta el día de hoy.

Durante la guerra del Golfo, a comienzos de los años noventa, se cree que se utilizaron armas químicas, en conjunto con armas biológicas, pero no existe una confirmación.

La última denuncia acerca de la utilización de gas sarín en conflictos bélicos es muy reciente: Un periodista denunció que el gobierno sirio, encabezado por Bashar Al Asad, estaba utilizando gas sarín como arma, algo que fue confirmado en el Reino Unido tras estudiar muestras fisiológicas.

El progreso de la tecnología de guerra a través de la química nos hace cuestionarnos sobre los límites éticos de la ciencia. ¿Es justificable este campo de investigación tan cruel para el "avance científico"? ¿Hasta dónde crees que llegará el hombre a la hora de dañar a su prójimo?

 

Artículos recomendados