Vigorexia, la obsesión por el físico


El cuidado del aspecto físico es algo bastante común y de importancia creciente en la sociedad moderna. Pero si bien es cierto que estos cuidados corporales son positivos desde el punto de vista tanto de la salud como el estético, sabrás que existen ciertas personas en las que esta tarea es llevada a tales extremos, que terminan convirtiendo un sano hábito en un trastorno que puede traer diversas consecuencias. Una de estas conductas puede dar lugar a la llamada vigorexia, trastorno del cual te hablaremos hoy.

Vigorexia o Dismorfia muscular

La vigorexia, dismorfia muscular, anorexia inversa o complejo de Adonis, es un trastorno del comportamiento o desorden emocional (no se considera una enfermedad) que se caracteriza por una preocupación excesiva por el físico que puede aparecer tanto en hombres como en mujeres, aunque es más frecuente en los primeros.

Estas personas se encuentran constantemente obsesionadas porque ven siempre imperfecciones en su cuerpo, lo que los lleva a distorsionar la percepción que tienen sobre sí mismos. Por lo tanto, siempre se encuentran faltos de tonicidad y musculatura, por ejemplo, lo que los lleva a practicar ejercicios de una manera obsesiva e insaciable, hasta alcanzar niveles patológicos al no ver nunca logradas sus expectativas.


¿Qué caracteriza a una persona con vigorexia?

Las personas que padecen este trastorno suelen someterse a rigurosos entrenamientos con pesas y demás aditamentos que hipertrofian la masa muscular, práctica que en muchas ocasiones los lleva a padecer incluso dolor y lesiones. En muchas ocasiones es tal la obsesión por el gimnasio, que su vida social y laboral suele verse verdaderamente comprometida ya que solo encuentran la verdadera motivación en esta actividad, restándole importancia a muchos otros aspectos de la vida.

Es usual, asimismo, que se observen mucho en el espejo, que consuman frecuentemente sustancias para un rápido desarrollo muscular y que, como ocurre con las personas anoréxicas o bulímicas, se sometan a constantes y riesgosas dietas para intentar eliminar el más mínimo rastro de grasa corporal de su cuerpo.


¿Cómo puede llegar una persona a padecer este trastorno?

Como ocurre con la mayoría de los trastornos, las causas pueden ser múltiples y cada caso es muy particular, pero se ha comprobado que en muchas ocasiones, las personas llegan a padecer la vigorexia cuando existen traumas del pasado asociados a burlas, problemas familiares, entre otros relacionados con una desfavorable interacción social.

Sin embargo, cada vez se presume más la influencia de los medios de comunicación en la sociedad moderna, que promueven constantemente cuerpos idealizados en revistas, la televisión, la publicidad, etcétera, que llevan a numerosas personas, muchas veces con baja autoestima, a verse erróneamente muy inferiores físicamente al resto de la sociedad.


Consecuencias de la vigorexia

Este trastorno, en diverso grado, puede llevar a la persona a padecer de numerosos problemas que son los que han despertado la preocupación de los especialistas ante el incremento de los casos en casi todo el planeta.

Por ejemplo, además de las afectaciones en la vida social que te mencionábamos antes, la persona vigoréxica puede estar tan inconforme con sí misma que puede llegar a sentir odio por su persona, ser incapaz de relajarse nunca debido a la preocupación por el juicio que sobre él puedan estar dando los demás, padecer de fuertes depresiones y, en casos extremos, llevarlas a ejecutar intentos de suicidio. Estas personas suelen requerir de psicoterapias para superar este trastorno obsesivo.

¿Has conocido alguna persona que podría padecer de vigorexia? ¿Quieres saber de otros trastornos que podríamos padecer los humanos, como la hipocondría?

 

Artículos recomendados