Segunda temporada de The Walking Dead

La segunda temporada de The Walking Dead es uno de los eventos televisivos más esperados del año y el reciente anuncio de que se emitirá en dos mitades no me ha molestado tanto como esperaba, probablemente porque ayudará a paliar la sequía de comienzos del 2012.

Sin embargo tengo serias dudas de que la serie pueda ser el fenómeno del año pasado, cuando con tan solo 6 episodios conquistó a millones en todo el mundo monstrando que la gente no siempre quiere ver shows alegres o con chistes mediocres.

Todo apunta a que la segunda temporada será aún más oscura, brutal e inmisericorde que la anterior pero con la partida de Frank Darabont del timón creativo del show debido a la hostilidad de la cadena y los continuos intentos de AMC de recortar el presupuesto de la serie, creo que una enorme decepción podría aguardarnos.

Me encanta el show, sus personajes y soy un fiel seguidor del comic que lo inspiró pero nada de eso me impedirá notar sus faltas si es necesario ni dejar de verlo si no se mantiene con la calidad acostumbrada. Cruzo los dedos para que nada de esto pase pero recuerden que muchas series muy buenas han caído por el abismo a lo largo de los años (Battlestar Galactica, Lost y muchas, muchas más).

Esperemos que no sea el caso de The Walking Dead ya que realmente necesitamos una serie como esta para demostrar que la televisión no es puro entretenimiento para zombies clase B (también llamados televidentes típicos).

Entre los eventos que más anticipio de esta temporada está la llegada la granja de Hershel y la fractura del grupo que se volverá cada vez más inestable y desunido.

 

Artículos recomendados